España,  EUROPA

Escapada a Toledo – Qué ver en un fin de semana

Toledo es una de las ciudades más emblemáticas de España. Su patrimonio histórico es apabullante, lo que la ha convertido en una de las ciudades más turísticas del país. Es por ello que resulta perfecta para planificar una escapada de fin de semana, en especial si vives en Madrid o tienes Toledo muy cerquita. Sabiendo esto, ¿quién puede resistirse a hacerle una visita? Nosotros no pudimos, así que te voy a contar qué hicimos en nuestra escapada a Toledo.

Vistas a Toledo
Con estas vistas (y muchas cuestas por delante) comenzamos nuestra escapada.

Cómo llegar a Toledo desde Madrid

Dado que nosotros vivimos en Madrid, te voy a contar como llegar hasta Toledo desde la capital. Sin embargo, si viajas desde cualquier otro punto de España (o del mundo) puedes saltarte este primer apartado e ir directamente al itinerario de la escapada por Toledo.

A la hora de ir a Toledo desde Madrid cuentas con varias opciones, todas ellas con sus ventajas y con sus inconvenientes. Si vas en tu coche particular no dependerás de horarios, pero tendrás que buscar aparcamiento. Además, no todo el mundo tiene vehículo propio (como nosotros), por lo que te voy a contar también las alternativas de transporte público.

El tren te lleva directamente a Toledo y es bastante cómodo, pero el precio del billete es elevado. Nosotros fuimos en autobús, la tercera de las opciones disponibles. Optamos por este medio porqué podíamos utilizar nuestro abono transporte joven de la comunidad de Madrid, pudiendo viajar a Toledo sin costes añadidos.

La línea que te lleva a Toledo es la 402, que sale desde la estación de metro-buses “Plaza Elíptica”. Hay más líneas que llevan a Toledo, pero esta tiene algunos buses que van directamente sin hacer paradas. Son aquellos marcados con una t en el horario (buses expres). Puedes encontrar los horarios aquí. Son autobuses interurbanos, por lo que no tienen plaza asignada, sino que te sientas donde quieras (o donde puedas).

El trayecto directo en bus dura algo más de 40 minutos, por lo que podrás relajarte contemplando las vistas durante el viaje. En duración, las 3 opciones de transporte mencionadas tardan más o menos lo mismo en llegar, por lo que utiliza la que mejor te convenga.

Autobuses escapada a Toledo
La empresa que opera estos trayectos es Alsa y los buses te dejarán en las dársenas de la estación de Toledo.

Día 1 de la escapada a Toledo

Dividimos nuestra visita por Toledo en dos días, y cada uno de ellos en una ruta por la mañana y otra por la tarde. Para hacer esto posible, nos alojamos en un Airbnb tipo hostal en pleno centro del Casco Histórico.

Ruta por la mañana

Una vez hayas bajado del bus lo primero que tendrás que hacer es salir de la estación de autobuses y dirigirte hacia el centro la ciudad. La estación se encuentra en el norte de Toledo; nosotros tardamos unos 20 minutos andando. De camino, hicimos parada en el circo romano que se encuentra en un parque a las afueras del Casco Histórico, dando un pequeño rodeo. Si te gustan las edificaciones antiguas, es una parada más que interesante.

Terminado de ver el circo romano, continuamos nuestra ruta hacia el centro de la ciudad. Debes tener en cuenta que el «Toledo antiguo» dispone de varias entradas, todas ellas delimitando el Casco Histórico. Algunas de ellas son la “Puerta de Alfonso VI” o la “Puerta del Vado”, pero por la que nosotros entramos fue por la “Puerta de la Nueva Bisagra”.

Puerta de la Nueva Bisagra escapada a Toledo
Es posiblemente la más conocida de todas.

Una vez dentro de la ciudad nos dirigimos hacia la zona del ayuntamiento. Fuimos callejeando, viendo varios puntos de interés que teníamos apuntados, como la “Parroquia de Santiago el Mayor”, la “Mezquita del Cristo de la Luz” o el “Mirador del Azor”, desde donde tendrás unas fantásticas vistas al entorno de la ciudad.

Antes de ir a nuestro alojamiento paramos en un Carrefour Express para comprar nuestra comida. Ya sabes que somos más bien pobres low cost y solemos ahorrar comiendo en ocasiones de supermercado. Como la entrada al hostal era a partir de las 14:00, hicimos un poco de tiempo por la “Plaza del Salvador”, donde podréis encontrar diversos puestos de pintores. También aprovechamos y visitamos una exposición de escultura temporal dentro de la Iglesia de San Marcos y callejeamos un poco.

Escapada a Toledo calles bonitas
A fin de cuentas, una de las mejores cosas que puedes hacer en Toledo es perderte por sus calles.

Ya en el alojamiento, comimos y descansamos unas horas. Esta escapada por Toledo era de relax, por lo que no teníamos prisa ni necesidad de cumplir un itinerario u horario estricto. Sí, de vez en cuando hay que hacer viajes un poco más abiertos a la improvisación.

Ruta por la tarde

Por la tarde, continuamos nuestro trayecto paseando por la plaza del ayuntamiento y pasando frente a la Catedral de Toledo. Por desgracia, no pudimos entrar a verla, ya que estaba cerrada por un evento privado. Desde allí, volvimos hacia el área de la “Judería”, zona del sur del Casco Histórico. Partimos desde la calle Santo Tomé, donde puedes perderte entre decenas de tiendas de todo tipo de artesanías. Partiendo de esta calle, nos dedicamos a caminar tranquilamente por la zona.

Judería de Toledo
Las tiendas están llenas de artesanías de todo tipo.

Nuestro plan principal para esta tarde de la escapada a Toledo era hacer una visita a la casa del pintor renacentista “El Greco”, convertido actualmente en un museo a su figura. Aprovechamos que los sábados a partir de las 14:00 la entrada a la casa es gratuita. Debes saber que tendrás que dejar en las taquillas la mochila o el bolso que lleves encima, pues no se puede entrar con ellos. Sin embargo, sí que dejan llevar cámara de fotos colgada al cuello. Las taquillas son gratuitas, pero necesitarás una moneda de 1€ (que luego te devuelve) para sacar la llave.

Tras guardar tus cosas, te darán un ticket en la mesa de información y podrás entrar al interior de la casa. Ten en cuenta que el acceso a la exposición se hace por grupos (sin guía), por lo que es posible que no vayas al ritmo que quisieras o que tengas que esperar para entrar a algunas salas. Cuando hayas acabado tu recorrido, podrás recorrer tus cosas (y el euro) y dedicarle un rato a los jardines de la casa o continuar con tu ruta por la ciudad.

Nosotros optamos por continuar paseando por La Judería, dirigiéndonos hacia el norte, hasta llegar a la Puerta del Cambrón. Justo enfrente, nada más salir por la Puerta, hay un mirador desde el que se tienen unas vistas fantásticas al Monumento del Sagrado Corazón. También hay un parque con una fuente donde puedes rellenar tu botella. Por último, nos acercamos al puente de San Martín para observar el río, las aves que pescan en él y a la gente tirándose en tirolina de un lado al otro.

Vistas al río des el puente de San Martín
Las vistas son una preciosidad, perfectas para dejar la mente descansar.

Terminamos nuestro día volviendo tranquilamente hasta nuestro alojamiento, donde cenamos, nos refrescamos y descansamos para continuar al día siguiente con las visitas.

Día 2 de la escapada a Toledo

Ruta por la mañana

El segundo día de la escapada a Toledo estaba enfocado a visitar el Alcázar de Toledo, lo que nos ocupó toda la mañana. Lo planificamos así ya que todos los domingos la entrada al museo es gratuita. Antes de acceder al museo en sí deberás pasar por un control de seguridad y dejar cualquier bulto grande en las taquillas. Estas son de pago y cuestan 1€. Tras pasar el control podrás acercarte a los mostradores para sacar las entradas.

El Alcázar se encuentra divido en 4 plantas en las cuales podrás ir viendo las distintas etapas de la historia militar y armamentística de España. Dado el gran tamaño del museo, si quieres verlo entero es recomendable dedicar unas cuentas horas a la visita. Nosotros estuvimos alrededor de 4 horas y no lo vimos entero al detalle, aunque es cierto que no nos interesaba todo lo que había.

Alcázar de Toledo
Las colecciones son una preciosidad.

Es posible que dependiendo del día o la temporada haya salas o zonas que estén cerradas, tengan exposiciones temporales o cuyo acceso esté restringido por un evento privado. Nuestra suerte hizo que no pudiésemos acceder al patio interior, dado que ese día era una fiesta local y estaban celebrando una misa en él. Lo que sí pudimos visitar fue el mirador de los jardines, con vistas al edificio de la Academia de Infantería.

Una vez acabada (en la medida de lo posible) la visita, recogimos nuestras cosas y nos dirigimos a la plaza Zocodover. Allí nos encontramos principalmente con cadenas como McDonald’s, por lo que continuamos deambulando por diversas calles buscando un lugar donde comer. Al final dimos con un pequeño restaurante, la cafetería Wamba, que ofrecía menús y platos combinados a buen precio.

Plaza Zocodover
Al menos la plaza no pierde el encanto por culpa de las grandes cadenas de comida rápida.

Ruta por la tarde

Tras comer, volvimos a la plaza y la atravesamos en dirección al “Arco de la Sangre”. Desde allí podrás llegar a la zona más al este del Casco Histórico, aunque para ello tendrás que bajar por calles en cuesta y durante un rato. Desde lo alto se puede ver el “Puente de Alcántara” y la Academia de Infantería. Tras hacer una larga pausa, volvimos sobre nuestros pasos y pusimos rumbo a la estación de autobuses de vuelta a Madrid. De camino nos encontramos con un parque de columpios, perfecto para una última parada si vas con niños.

Vuelta a Madrid

La vuelta a Madrid no tuvo mucha complicación. Utilizamos la misma línea que a la ida, la 402, dejándonos de nuevo en la estación de Plaza Elíptica. Nosotros nos fuimos a media tarde, pero si tienes intención de quedarte hasta la noche, vigila los horarios para no quedarte sin bus de vuelta.

Cosas a tener en cuenta

  • Toledo tiene una gran cantidad de calles en cuesta, por lo que debes tenerlo en cuenta a la hora de planear tu ruta. Intenta agrupar las visitas que se encuentren en la parte alta para no estar subiendo y bajando cuestas innecesariamente.
  • Además, las calles están adoquinadas, muchas de ellas son estrechas, con poca acera y pueden circular vehículos. Hay que tener cuidado mientras estés paseando y es recomendable llevar un buen calzado.
  • Toledo es un destino bastante barato, por lo que es perfecto para hacer una pequeña escapada por España. La noche de alojamiento nos costó 42€ y el total de la comida, entre supermercados y el restaurante, 18€.
  • Aunque es posible ver la mayor parte del Casco Histórico en un día si es solo de paseo, es recomendable al menos dedicarle dos. Si tienes únicamente un día, debes mentalizarte para caminar mucho y centrarte en los lugares que más te llamen.

Espero que este artículo te haya sido de ayuda para planificar una escapada relajada por Toledo. Como siempre, si tienes cualquier duda o recomendación, no dudes en dejarla en los comentarios y no te olvides de que puedes ver otros otros itinerarios de nuestros viajes como el París, Bretaña o Brujas.

Pin sobre Que ver en Toledo en un fin de semana de Con cuadros y a lo loco

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *