Bretaña,  EUROPA,  Francia

Qué ver en Nantes en 1 día + Mapa. Ruta por Bretaña día 4

Nuestra ruta por la región de Bretaña estaba a punto de llegar a su fin. Tras visitar preciosos pueblos como Rochefort-en-Terre y diversas ciudades como Saint-Malo o Rennes, nos tocaba abandonar el corazón de Bretaña. Era el momento de poner rumbo a nuestra última parada del viaje antes de volver a España: Nantes. Ya que teníamos que pasar por la ciudad para coger nuestro avión de regreso, no podíamos perder la oportunidad de ver Nantes en un día.

Passage Pommeraye escaleras
Acompáñame a descubrir esta bonita ciudad.

Si bien es cierto que Nantes no forma parte del departamento (región) francés de Bretaña, sino que es la capital del de Loira Atlántico, teníamos que incluirlo en nuestra ruta. Si leíste el día 0 de la ruta por Bretaña (en él te hablo del transporte por Nantes) sabrás que llegamos a través del aeropuerto de Nantes, siendo nuestra vuelta también desde allí. Es por ello que decidimos aprovechar uno de los días del viaje para visitar esta bonita ciudad.

Llegar de Rennes a Nantes.

Si has llegado hasta aquí a través de mi serie del road trip por Bretaña seguramente te interese saber como regresamos desde Rennes. Si, por el contrario, simplemente quieres averiguar qué ver en Nantes, pasa directamente al siguiente apartado. O no, yo te voy a contar esto igual por si acaso.

Como a la ida a Rennes, para volver optamos por la opción del autobús. Es la forma más barata de desplazarse entre ambas ciudades, aunque también puedes encontrar trenes que hacen este recorrido. Empezamos este día temprano, ya que queríamos aprovecharlo al máximo, por lo que sobre las 7:00 estábamos en el bus camino a Nantes. El trayecto es directo y dura poco más de una hora. En viajes muy temprano o muy tarde en el día suele llevar las luces interiores apagadas, por lo que puedes aprovechar para echar una cabezadita y coger fuerzas si quieres.

Llegada a Nantes

El autobús nos dejó en la zona de La Haluchère, situada al noreste de la ciudad (misma parada que cuando hicimos el recorrido inverso). Para llegar hasta el centro de Nantes utilizamos el tranvía; cómodo, barato y sencillo. Como íbamos cargados (Víctor y yo) con todo nuestro equipaje a la espalda decidimos ir en primer lugar a nuestro alojamiento para dejarlas y así explorar Nantes libremente.

Estación de autobuses de Nantes
En este mapa puedes ver más o menos a qué distancia se encuentra la estación del centro.

Alojamiento en Nantes

Nantes no es una ciudad gigantesca, por lo que si vas a visitarla en 2 o 3 días tal vez te dé un poco igual la zona en la que alojarte. Sin embargo en nuestro caso sólo disponíamos de un día para ver Nantes, así que decidimos que la mejor opción era alojarnos lo más céntrico posible. Los precios en hoteles son variados pero asequibles, a partir de 45€ la noche. Los apartamentos rondan precios similares, con sus ventajas habituales.

A nosotros nos gusta más quedarnos en apartamento por la posibilidad de cenar y desayunar allí, por lo que optamos por esta opción. Nos alojamos en esta habitación de Airbnb frente a la Île de Nantes (optar por una habitación privada en un piso en lugar del piso entero es una de las formas en las que puedes evitar la gentrificación). Los dueños, Jeyson y Kevin, fueron súper amables e incluso nos pusieron desayuno de cortesía.

Qué ver en Nantes en 1 día

Nantes como ciudad mediana puede parecer extensa de visitar, pero por suerte casi todo lo interesante desde el punto de vista turístico está concentrado en el centro. Al disponer tan solo de 1 día tuvimos que elegir con cuidado qué queríamos ver y hacer, ya que si dedicábamos mucho tiempo a una única actividad nos quedaríamos sin tiempo para disfrutar del resto de Nantes. No hay una única forma correcta de escoger, por lo que te voy a contar qué decidimos ver nosotros.

Le Lieu Unique

El primero de los lugares que vimos se encontraba de camino entre la estación y nuestro alojamiento. Se trata de la preciosa fachada de Le Lieu Unique, una antigua fábrica de galletas ahora convertida en centro cultural. Desde el puente de la calle Quai de Malakoff tendrás unas vistas preciosas a la Torre Lu, el elemento más característico del edificio. Como curiosidad te diré que decidieron llamar al centro cultural Lieu Unique para que sus siglas coincidiesen con el nombre de la marca de galletas de la antigua fábrica (LU, la cual hace por ejemplo las Galletas Principe).

Île de Nantes y Máquinas de la isla

Tras dejar nuestras mochilas en el alojamiento y dado que estábamos al lado, cruzamos el Puente Général Audibert para llegar a la Île de Nantes. Paseamos un rato por su interior en dirección a la zona que realmente nos interesaba ver de la isla. Debo decir que lo que son las calles y los edificios de la zona central no me parecieron demasiado interesantes ni bonitas. Sin embargo el paseo por las calles a la orilla del río es muy agradable.

Aunque lo realmente interesante de la Île de Nantes se encuentra la zona oeste de la misma: las Máquinas de la isla. Es probable que hayas visto más de una vez al famoso elefante steampunk de Nantes en Instagram, y es que no es para menos. Es el más popular debido a que puedes verlo paseando «libremente» por un buen área de la isla, pero no es el único elemento de esta colección atracciones inspiradas en los mundos de Julio Verne y los inventos de Leonardo da Vinci.

Le Grand Elephant Nantes que ver
Está tan pero TAN bien hecho.

Por un lado encontrarás la Galería de las Máquinas, un recinto cerrado (y de pago) con varias atracciones representando diversos animales mecánicos en los que te puedes montar. A sus puertas, siempre y cuando no haya salido de paseo, se sitúa Le Grand Éléphant. Este gigantesco paquidermo mecánico mide 12 metros de altura y tiene capacidad para llevar hasta 50 pasajeros en sus recorridos de 30 minutos pos la isla. Por último, en los muelles encontrarás el Carrousel des Mondes Marins, que representa el fondo oceánico a través de todo tipo de animales y bestias mitológicas.

En su página oficial puedes encontrar los horarios y precios de cada una de las atracciones, así como diversos pases combinados. Ten en cuenta que realizar una o varias de estas actividades te llevará al menos un par de horas. Ya te he comentado que nosotros íbamos con el tiempo justo, por lo que decidimos sacrificar la visita a la Galería para poder disfrutar de otros puntos de Nantes. En su lugar disfrutamos brevemente de ver el paseo del Gran Elefante desde la calle y continuamos con nuestra ruta.

Señal elefante Nantes
Eso sí, ¡ten cuidado con la zona de paso para elefantes!

Passage Pommeraye

Si me conoces un poco sabrás que si hay una galería cubierta en la ciudad tengo que meterla como imprescindible en el itinerario. No puedo evitarlo, me encantan. En Nantes no iba a ser menos, por lo que fue totalmente necesario acercarse a ver el Passage Pommeraye. ¡Menudo acierto! Este precioso pasaje comercial del siglo XIX contiene más de 60 tiendas de lujo de todo tipo.

Si no eres muy de ir de compras (o no te llega el dinero para gastar en artículos de lujo) no te preocupes; la arquitectura de la galería hace que merezca la pena acercarse a verla igualmente. Las tres plantas de tiendas están elegantemente decoradas con estatuas, espejos, detalles de madera y barandillas metálicas, todo presidido por un amplio y luminoso techo de cristal. De verdad te lo digo, no dudes en explorarlas un poco aunque no compres nada.

Passage Pommeraye que ver en Nantes
Es todo un regalo para los ojos.

La Place Royale y la Basílica de San Nicolás

A tan solo un par de calles del pasaje nos encontramos con la Place Royale, una plaza de estilo clásico situada en el corazón de Nantes. En el centro de la misma se sitúa una gran fuente con varias estatuas que representan a la ciudad de Nantes y los distintos ríos de sus proximidades, como el Loira, simbolizando la relación de la ciudad con la industria marítima. La plaza es completamente peatonal, por lo que podrás pasear por ella con calma e incluso sentarte a tomar algo en una de sus terrazas.

Desde la propia plaza se tienen unas vistas fantásticas de la Basílica de San Nicolás enmarcada entre varios edificios, ya que se sitúa a una sola calle de la propia plaza. Como la mayoría de grandes iglesias que vimos en el norte de Francia, está prácticamente encajonada en un hueco de la ciudad. De hecho su propia reconstrucción se vio limitada y condicionada al poco espacio del que se disponía. Aun así resulta imponente gracias a su torre frontal y a todos los detalles de su fachada.

Place Royale Nantes que ver
La fuente tiene muchos detalles así que no dudes en acercarte a verla bien de cerca.

Castillo de los Duques de Bretaña

Otro imprescindible que tienes que ver en Nantes es el Castillo de los Duques de Bretaña. Y tal vez te preguntes «pero cómo que de Bretaña si me has dicho antes que Nantes es de otra región». Cierto, pero en la Edad Media Nantes sí que formaba parte de dicha región, hasta que en la en la Edad Moderna dejó de ser su capital y pasó a serlo Rennes. De ahí el nombre del castillo.

El castillo está compuesto por un buen número de estructuras diferentes entre las que destacan su muralla, varias de sus torres y los diversos edificios de su interior, como la Gran Casa, el Gran Gobierno y el Pequeño Gobierno. La entrada al castillo es libre y gratuita, por lo que podrás explorar el patio, sus murallas y los edificios a tu ritmo. También puedes acceder al Museo de Historia de Nantes, aunque la visita completa a todo el castillo y el Museo te llevará tiempo.

Castillo de los Duques de Bretaña
Desde la plaza interior del castillo podrás acceder a sus diferentes edificios.

La Psallette

Muy cerca del Castillo se encuentra una pequeña y preciosa mansión gótica del siglo XV: la Psallette. Para acceder a ella es necesario entrar en un pequeño callejón junto a la Catedral de Saint-Pierre-et-Saint-Paul. Tras pasar el arco al final del callejón nos encontramos con los jardines de la mansión, una pequeña plaza y con la propia mansión.

La fachada está completamente restaurada, por lo que es fácil intuir qué piedras son originales y cuales corresponden a la remodelación. Aun así, las peculiares formas de su fachada, con partes que sobresalen y una pequeña torreta, le dan un encanto único. Es un rincón tranquilo y menos conocido de Nantes al que te recomiendo que te acerques.

La psalette Nantes
El arquitecto de turno se lo debió pasar muy bien con todos esos ángulos peculiares.

Île de Versalles y el Jardín japonés

Subiendo hacia el norte de la ciudad se encuentra uno de los puntos de interés de Nantes más especiales. Se trata de la pequeña Île de Versalles, una isla en medio del río Erdre conectada por dos pequeños puentes. La isla de por sí no tiene nada de especial, pero lo que sí la hace digna de visita es su contenido: un jardín japonés bastante conseguido. El acceso es totalmente gratuito así que no hay excusa para no verlo.

Este pequeño remanso de paz separado del resto de Nantes trata de recrear el ambiente de los jardines de los templos en Japón. Para ello se ayuda principalmente de la vegetación, mezclando el bambú, los cipreses, los cerezos japoneses y otras especies del archipiélago nipón que puedan sobrevivir en el norte de Francia. Por supuesto, las construcciones dentro del parque también son importantes en la recreación, por lo que encontrarás varios puentes, lagos con caminos de piedras y una simulación de templo japonés. Es una visita totalmente recomendable y, para mí, imprescindible.

Jardín japonés Île de Versalles
No he estado (aun) en Japón, pero creo que da el pego bastante bien.

Jardin des plantes

Hablando de parques especiales que tienes que ver en Nantes, sin duda debes visitar el Jardin des plantes o jardín botánico. Se trata de un parque gratuito en el que encontrarás todo tipo de pequeñas curiosidades decorativas; desde esculturas vegetales a zonas que suenan cuando pasas, bancos interactivos y de tamaños enormes o diminutos, etc. Y, como es obvio, también podrás disfrutar de una buena variedad de especies botánicas a lo largo del jardín.

Entre las miles (sí, miles) de especies que se pueden encontrar en el botánico cabe destacar la colección de plantas carnívoras y el conjunto de invernaderos. En los invernaderos podrás observar la flora de diversos microclimas que recogen desde cactus hasta naranjos. Para entrar a estos es necesario pedir un código en una especie de conserjería que hay junto a la cafetería cercana a los invernaderos. Ten en cuenta que pueden tener horarios y épocas de visita específicas o estar restringidos excepto para investigadores.

Jardin des plantes Nantes
Aunque te topes con alguno cerrado, por fuera siguen mereciendo la pena y puedes asomarte a través de los cristales.

No te olvides de pasear por Nantes

Por último, sabrás que soy una fiel defensora de perderse por las ciudades al visitarlas. Incluso aunque tengas poco tiempo para ver Nantes como en nuestro caso, no desperdicies la oportunidad de explorar un mínimo sus calles. Piérdete un poco entre punto de interés y punto de interés y disfruta de caminar por cada rincón de Nantes que visites. A mí uno de los que más me gustó fue el paseo por la orilla del río Erdre de camino a la Isla de Versalles.

Vuelta a casa: de Nantes al aeropuerto

Tras recorrer Nantes todo lo que pudimos y despedir a nuestra amiga (que se volvía a su casa en Rennes), nos fuimos agotados al apartamento para descansar. Nuestro vuelo salía de Nantes hacia Madrid a la mañana siguiente bastante temprano, por lo que cenamos pronto y dejamos todo listo para partir. Los detalles del transporte entre el aeropuerto y Nantes ya te los conté en este otro artículo, así que aquí seré más breve.

A la mañana siguiente tomamos la línea 3 de tranvía en la parada Aimé Delrue, situada junto a nuestro alojamiento (el cual elegimos precisamente por este motivo). En alrededor de veinte minutos estábamos en Neustrie, desde donde caminamos otros 5 minutos hasta el bus lanzadera con el aeropuerto. En total el trayecto nos llevó entre 35-40 minutos. Una vez en la terminal solo tuvimos que esperar a que una hora antes del vuelo nos indicasen puerta de embarque y de vuelta a Madrid.

Tranvía en Nantes
Hay tranvías desde bastante pronto; nosotros lo cogimos a las 7:30.

Nantes en 2 o más días

Como ves, nosotros pudimos disfrutar de muchos de los lugares de Nantes en un solo día (y siendo además otoño, que anochece sobre las 18:00). Sin embargo, si quieres explorar más a fondo la ciudad y en especial sus monumentos es posible que necesites al menos otro día más. Es por ello que te voy a comentar en este pequeño apartado lo que no pudimos ver y a qué le hubiéramos dedicado más tiempo en una visita más larga a Nantes.

Por un lado, y siguiendo el orden de lo que sí visitamos, sin duda te recomendaría entrar a la Galería de las Máquinas. Tenemos entendido que es muy chulo y que merece el precio que pagas. Si dispones de un fin de semana entero, dedícale un buen rato y disfrútalo. Además, puedes complementar la visita a la Île de Nantes con un paseo por el Hangar à Bananes, un paseo portuario reconvertido en galería de arte al aire libre.

Continuando con las visitas que tuvimos que recortar por falta de horas, explora más a fondo el Castillo de los Duques de Bretaña. En especial entra al Museo de Historia de Nantes para verlo. También puedes subir a la muralla y observar Nantes desde otra perspectiva, visitar sus edificios o rodearlo para verlo desde todos los ángulos.

Respecto al centro de Nantes, nosotros pudimos recorrerlo brevemente y nos pareció bastante encantador. Estoy segura de que si le dedicas un par de horas a pasear sin rumbo encontrarás todo tipo de rincones y tiendas encantadoras. Como recomendación de sitio al que queríamos ir a tomar algo pero no pudimos porque tenía un horario especial a causa de las vacaciones: Le Nid. No te voy a decir más para que lo busques y te sorprendas, pero nos dio un poco de pena no poder subir.

Espero que este artículo sobre qué ver en Nantes te haya gustado y sido de utilidad. Puedes conocer más pueblos y ciudades de la región de Bretaña en el resto de artículos de este viaje. Y si te ha gustado el blog no olvides suscribirte a la newsletter mensual para que te pueda avisar de las novedades cada mes.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

¡¡Y también puedes encontrarnos en las siguientes Redes Sociales!!

Pin sobre Qué ver en Nantes de Con cuadros y a lo loco

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *