Bretaña,  EUROPA,  Francia

Qué ver en Saint-Malo y Dinan. Ruta por Bretaña día 1

Tras conseguir llegar hasta Rennes desde Madrid y descansar merecidamente toda la noche llegó el momento de comenzar nuestra ruta por Bretaña. En nuestro primer día de road trip visitamos las ciudades de Saint-Malo y Dinan, explotando al máximo todo lo que se pudimos ver y hacer en ellas. De primeras puede sonar a poco para un viaje en coche, pero enseguida verás que ambas tienen mucho que ofrecer.

Puerto qué ver en Saint Malo y Dinan
Estoy segura de que te enamoras de sus paisajes.

Llegar de Rennes a Saint-Malo

Como te conté en el artículo anterior, tomamos Rennes como base de alojamiento para este viaje. Así nos resultó más cómodo poder movernos sin necesidad de cargar continuamente con el equipaje en nuestro coche de alquiler. Entre ambas ciudades hay aproximadamente 70km, la mayoría del trayecto por autovía , lo que con buen tráfico vienen siendo unos 45 minutos. Ten en cuenta que es muy probable que haya bastante tráfico a la salida de Rennes en horas de inicio y fin de jornada laboral.

Vale, puede que nosotras tardásemos cerca de hora y media en llegar, culpa mía y de Google Maps. Era nuestro primerito día por la zona, cogimos mal una salida y tuvimos la mala suerte de que no había forma de dar la vuelta porque estaba cortado por una vuelta ciclista. Estuvimos como 15 minutos intentando salir del parking de un Ikea que según Google Maps nos llevaría en buena dirección. Era mentira. Estaba cortado también. Así que mejor no te pierdas y si lo haces, ignora al GPS e intenta volver a alguna autovía como puedas, que ya aparecerá algún cambio de sentido tarde o temprano.

Saint-Malo

Una vez en Saint-Malo lo principal es aparcar. Como soy una agonías que prefiere no dejar nada importante al azar, ya teníamos un parking privado apuntado y fuimos directas hasta allí. Nos decantamos por el Parking Pau Féval (tienes los horarios en el link). La tarifa por el día entero es de 3,30€ por coche y el precio incluye el autobús que te deja en el casco histórico y que pasa cada 20 minutos. Por cada ticket pueden subir hasta 5 personas al bus lanzadera.

Existen también aparcamientos junto o dentro del casco histórico pero son bastante más caros y pequeños y suelen llenarse. Como el autobús tarda solo 5 minutos en dejarte frente al casco histórico, el parking de las afueras nos pareció mejor opción en todos los sentidos. Además también permiten autocaravanas (a 7,50€/día), si es que viajas en ese tipo de vehículo.

fragata pirata Étoile du Roy Saint Malo
Y si eres un poco pirata lo mismo puedes llegar en barco y todo.

Qué ver en Saint-Malo

Para que te hagas una idea de cuanto tiempo te puede llevar ver Saint-Malo, nosotras dedicamos toda la mañana a verlo con calma. Antes de empezar la ruta por Saint-Malo puedes pasarte por la oficina de información, ya que se encuentra justo a la entrada de la muralla. Es un pequeño edificio de cristal situado frente a la llamativa fragata pirata (Étoile du Roy) atracada en el puerto que puedes ver en la foto de arriba, no tiene pérdida.

Detrás de la oficina de turismo se puede ver como parte de la muralla el castillo de Saint-Malo y Museo de Historia de la ciudad. Justo a su izquierda se encuentra nuestra entrada al casco histórico: la Puerta de San Vicente, en pie desde el s.XII. Si necesitas hacer una parada para ir al baño antes o después de la ruta, a la derecha de la puerta de San Vicente encontrarás unos aseos públicos gratuitos (y en buen estado).

Atravesando la puerta y siguiendo la calle nos encontramos con la coqueta y adoquinada plaza de Chateaubriand. Es un buen lugar para tomar algo, comprar recuerdos o simplemente pasearla. Desde la plaza encontramos uno de los puntos de acceso para subir a la muralla que rodea la antigua ciudad, justo a un lado del elegante Hotel de France et Chateaubriand.

Hotel France et Chateaubriand Saint Malo
El hotel destaca bastante, así que no tiene pérdida.

Desde lo alto de la muralla se tienen unas vistas fantásticas a la playa de Saint-Malo y, desde esta zona, al Fuerte Nacional, antiguo fuerte de defensa de la ciudad. Es visitable por dentro y, siempre y cuando la marea lo permita, se puede llegar a pie dando un agradable paseo por la arena. Nosotros continuamos nuestra ruta por lo alto de la muralla, por donde te vas encontrando con puntos interesantes y miradores como la torre Bidouane.

Al igual que con el Fuerte Nacional, si tienes tiempo y la marea está muy baja te puedes acercar paseando hasta las islas Grand Bé y Petit Bé al norte del Saint-Malo. Incluso puede que te apetezca darte un chapuzón en la playa si visitas la ciudad en verano. Si no es el caso, puedes observar las islas desde la muralla, que también merece la pena.

Fuerte nacional Que ver en Saint-Malo y Dinan
El Fuerte Nacional visto desde lo alto de la muralla.

Tras recorrer aproximadamente la mitad de la muralla nos dirigimos hacia el centro de la ciudad. Uno de los principales atractivos del casco antiguo de Saint-Malo es la catedral de San Vicente. Encajada entre calles empedradas estrechas y otras casas, es un poco difícil de apreciar hasta que estás frente a ella, pero eso forma parte de su encanto. Merece la pena rodearla para verla desde varios ángulos.

A partir de aquí nos limitamos a callejear un poco por el casco histórico, cotilleando los múltiples escaparates de tiendas de antigüedades y galerías de arte que se encuentran por la ciudad. También nos comimos un delicioso crepe con sirope de arce de Les Délices du Gouverneur por 2,50€. Y si no te va lo dulce, también tienen opciones saladas bastante bien de precio. Eso sí, todo para llevar (¡¡y ten cuidado con las gaviotas!!).

Continuamos nuestro paseo por la Place du Pilori, una calle-plaza principalmente comercial que, si soy sincera, había añadido al itinerario solo porque el nombre me hacía gracia (soy así). Sin embargo, resultó ser una grata sorpresa, con un ambiente muy animado incluso en otoño y muchas tiendas.

Place du Pilori Saint Malo
Como ves es una ciudad con vidilla pero sin ser agobiante.

Terminamos la ruta por el interior de la ciudad caminando hasta la Puerta de Dinan, entrando a alguna que otra tienda de recuerdos de camino. Por último, rodeamos parte de la muralla desde el exterior (aviso importante, hay tramos sin acera y con barro) hasta volver a la oficina de información. A unos 100m esperamos al autobús en una marquesina y volvimos al parking a por nuestro coche.

Cosas a tener en cuenta al visitar Saint-Malo

Creo que es muy importante que sepas que Saint-Malo es una ciudad en la que el estado del mar va a decidir por ti qué puedes hacer y ver. Como ya te he dicho, dependiendo de las mareas vas a poder llegar caminando a varios puntos de interés si está baja o va a ser totalmente imposible si está alta. Es algo que deberías mirar antes de planificar tu itinerario por la ciudad.

Además tendrás que tener en cuenta también el tiempo (viento principalmente) y por consecuencia las olas. En ocasiones pueden darse olas de varios metros rompiendo contra las murallas; cosa que tal vez te interese ver o que por el contrario prefieras evitar. En cualquiera de los dos casos seguro que prefieres echar un vistazo a las previsiones por adelantado.

Comprar antigüedades en Saint Malo
También debes saber que Saint-Malo es uno de los mejores puntos para comprar recuerdos del viaje o, en el caso de que te gusten, antigüedades y/o arte.

De Saint-Malo a Dinan

De Saint-Malo a Dinan hay poco más de 30km y buena parte del trayecto se conduce por autovía, por lo que en media hora se hace sin problema si no paras a ver nada más. Según te vayas acercando a Dinan es posible que te encuentres con carreteras más pequeñas y de doble sentido, con carriles definidos eso sí. Por suerte esta vez no la liamos y llegamos sin perdernos.

Para comer puedes decidirte por hacerlo en cualquiera de las dos ciudades, aunque posiblemente encuentres más oferta en Saint-Malo al ser más grande. El trayecto no es tan largo como para que merezca la pena parar de camino. Como nosotras llevábamos pícnic, aprovechamos según llegamos a Dinan para comer en el coche. Si viajas con caravana esta puede ser una muy buena opción.

Dinan

En Dinan no es tan complicado aparcar en una buena zona cerca del centro del pueblo; pero por si acaso llevábamos algo mirado para agilizar la búsqueda. Aparcamos nuestro coche en un parking al aire libre frente al Castillo de Dinan (tienes las coordenadas en el link). No tuvimos ningún problema para encontrar hueco aunque sí que había otros cuantos vehículos. Es posible que en temporada alta sea más complicado aparcar ahí.

Por lo que pudimos comprobar, tampoco ponen pegas para aparcar autocaravanas o furgonetas camperizadas. Junto a nuestro coche había unas cuantas, alguno incluso cocinando algo sencillito (tampoco te vayas a montar ahí una barbacoa, cocina discretamente dentro de tu vehículo). Nosotras fuimos más sutiles y simplemente sacamos nuestros tuppers y a comer.

Dinan Place des Merciers
Aunque nada te impide buscar donde comer en la Place des Merciers

Qué ver en Dinan

A visitar Dinan le dedicamos el resto del día (y aun así creo que se nos quedó corto). Es un pueblo con mucho encanto y que dan ganas de callejear de arriba a abajo por cada uno de sus rincones. Sin duda fue uno de mis lugares favoritos de Bretaña.

Como es obvio, comenzamos nuestra ruta contemplando el Castillo de Dinan. Más que un castillo propiamente dicho, en realidad es más un torreón con su muralla y su puerta, incluso tiene un foso. Es bonito de ver desde fuera y se puede visitar el museo medieval que tiene por dentro, pero la tarifa es un poco alta: 7,50€/persona.

Como nuestro interés iba más dirigido a explorar Dinan en sí, continuamos caminando hacia el centro del pueblo en busca de sus rincones mágicos. Y fue justo ahí cuando nos topamos con la preciosa Torre del Reloj (o Tour de l’Horloge), uno de los lugares más bonitos que he visto jamás. Pura magia. No solo la torre es encantadora, sino que la pequeña plaza donde se sitúa va totalmente a juego. Además, se puede subir a lo alto de la torre, aunque por desgracia en otoño e invierno se encuentra cerrada.

Torre del Reloj en Dinan que ver y saint malo
Mira que fantasía por favor.

Si atraviesas la plaza vas a parar a la Rue de l’Horloge, donde podrás encontrar tiendas de lo más bonitas. Te recomiendo que te des un paseo y cotillees unas pocas tiendas antes de dirigirte al siguiente punto. En nuestro caso continuamos hacia la pequeña Basílica de Saint-Sauveur y su jardín posterior: el Jardin Anglais. Se trata de un parque de modesto tamaño, pero en el que encontrarás plantas y flores preciosas, la mayoría incluso con un cartel identificativo.

Antes de redirigirnos al centro de Dinan, nos acercamos a la Tour Sainte-Catherine, a cuya parte superior es muy fácil acceder desde el Jardin Anglais. El motivo de venir hasta este punto no es por la torre en sí, sino porque es posiblemente el mejor mirador de Dinan. Desde este punto se puede contemplar gran parte de el pueblo y del puerto de Dinan.

Mirador de Dinan
Unas vistas impresionantes que no deberías perderte por nada.

Ahora sí, volvimos hacia el centro de Dinan caminando con calma en dirección a la Place des Merciers. Aquí podrás encontrar buenos ejemplos de las típicas casas de madera de los siglos XV, XVI y XVII que tanto destacan en esta región de Francia. Entre esta y la Place des Cordeliers tendrás una buena dosis de casas y tiendas encantadoras para ver, entrar y fotografiar.

Desde esta segunda plaza llegarás enseguida a otra de las joyas de Dinan: la Rue du Jerzual, calle principal que se continua con la Rue du Petit Fort, y que juntas conectan el casco antiguo con la zona del río. Descenderlas es como caminar dentro de un cuento, con su suelo empedrado, las preciosas fachadas de las casas y pequeños negocios aquí y allá.

Al llegar al final nos encontramos con el Puerto de Dinan y el Puente Viejo. Esta es la preciosa zona que se podía apreciar desde lo alto de la Tour Sainte-Catherine y merece la pena dar un pequeño paseo por aquí. En ambas orillas del río encontrarás restaurantes por si quieres tomar algo y descansar un rato. Nosotras íbamos un poco pilladas de tiempo, por lo que emprendimos nuestra vuelta (cuesta arriba…) hacia nuestro coche.

Qué ver Saint Malo Dinan Puerto
Aun así le dedicamos un ratito a disfrutar de su encanto y ambiente.

Cosas a tener en cuenta al visitar Dinan

Cuando planifiques tu ruta por Dinan hay varias cosas que es importante que tengas en cuenta. En primer lugar, al igual que en Saint-Malo, encontrarás baños públicos gratuitos en varias zonas de Dinan, aunque algunos son un poco difíciles de ver si no te fijas bien. Nosotros dimos con un par: unos en la Rue du Jerzual y otros en la Ruelle Saint-Sauveur (entre la Torre del Reloj y la Basílica).

En cuanto a «peros» de Dinan, debo decirte que es difícil planificar una ruta circular a causa del importante desnivel entre puntos de interés. Por ejemplo, aunque el mirador y el puerto en el mapa estén al lado, tendrás que dar una buena vuelta para bajar. Además, el parking se encuentra a las afueras del casco histórico por lo que tendrás que cruzarlo de nuevo para volver al coche.

Aunque sin duda lo más importante es que es una visita tal vez poco adecuada para gente con problemas en las piernas o que viajen con niños muy pequeños. No significa que sea imposible ni que lo desaconseje, cada cual conoce sus límites, pero debes saber que algunas cuestas (la Rue du Jerzual por ejemplo) son muy empinadas y en calles empedradas. Vamos que el carrito de bebé lo que es rodar bien por el suelo pues como que no y cansa bastante subirlas si no se tiene buena forma física. Mi recomendación es que si te encuentras en cualquiera de estas situaciones te tomes la subida con calma y haciendo pausas. Planifica el tiempo para ello.

Rue du Jerzual que ver Saint Malo Dinan
Mira que preciosidad, pero en la foto no se aprecia la inclinación real.

Vuelta de Dinan a Rennes

Como ya he comentado, nosotras hicimos base en Rennes, por lo terminamos el día regresando allí. Entre Dinan y Rennes hay unos 55km, 40 minutos de viaje si todo va bien. Sin embargo, debo decir que se nos echó la noche encima y que, al tratarse de carreteras rurales (asfaltadas al menos) de doble sentido, fuimos bastante despacito. Al final tardamos alrededor de 1 hora, pero mejor ir despacio y con buen pie. Si estás acostumbrada a conducir por este tipo de carreteras, tal vez eso no sea problema para ti.

Si haces noche en cualquier otro lugar que no sea Rennes (o quedarte en Dinan) también te recomiendo que intentes llegar antes de que anochezca. En especial si es un pueblo pequeño o está en alguna zona rural, ya que no hay iluminaciones en medio del campo (como es obvio) y la señalización tampoco es especialmente buena. En este artículo te cuento más sobre conducir por Bretaña.

Posibles alteraciones de la ruta

Aunque me centre en hablar sobre qué ver en Saint-Malo y Dinan, como buen road trip, esta ruta es totalmente modificable. Aunque nosotras nos decantamos por ver solo estas dos ciudades, debido al tiempo que quisimos dedicarles y a la época del año, tú puede añadir más sitios. Por ello te voy a contar qué otras alternativas barajamos meter en el día 1 y al final se quedaron fuera.

Eso sí, primero debo decirte que mejor intentes no sobreplanificar la ruta, en especial si viajas en alguna época con pocas horas de luz. A finales de octubre anochecía a las 6, por lo que no disponíamos del resto de la tarde para la ruta. Es mejor que si te sobra tiempo un día in situ decidas acercarte a visitar otro pueblo más. Ir con prisas por terminar en un sitio porque tienes otro detrás en la ruta no te va a permitir disfrutarlo igual.

Mont Saint-Michel

En primer lugar, puedes plantearte visitar también el Mont Saint-Michel. Si dispones de un día más de ruta, sería perfecto para dedicárselo por completo. Si no, puedes intentar añadirlo al inicio o final de la ruta de este día (eso sí, te tocará recortar tiempo o cosas que ver en Saint-Malo y Dinan).

Lo más importante es que tengas en cuenta las mareas y el tiempo que le quieras dedicar a la visita. Piensa que lo que hace especial al Mont Saint-Michel puede ser también una limitación; el acceso solo está disponible con marea baja. Por ello, puede que no puedas entrar (o salir) de Saint-Michel cuando tú quieras si no te planificas bien. A nosotras nos pillaban bastante mal las mareas por lo que tuvimos que descartarlo de la ruta (en otra ocasión será).

Mont Saint-Michel curiositravel
Esta preciosa foto me la ha prestado Cris de Curiositravel que sí ha visitado Saint-Michel. Puedes encontrar más información sobre visitar Mont Saint-Michel en este artículo suyo.

Dinard

Otra opción es añadir una breve visita a Dinard entre Saint-Malo y Dinan, ya que tiene menos que ver. Si tienes poco tiempo de viaje he leído que es bastante prescindible. Pero si por el contrario te sobran un par de horas en la ruta de este día, puede ser una muy buena parada para descubrir otra ciudad costera. Si además viajas en verano es el lugar perfecto para disfrutar un rato de la playa.

Con esta última recomendación concluyo el primer día de ruta por la Bretaña francesa. Espero que te haya sido de utilidad si estás pensando en realizar un road trip por esta región; y si tienes alguna otra recomendación sobre qué ver y hacer en Saint-Malo o Dinan no dudes en dejarla en los comentarios. Y si quieres ver más fotos de este viaje, no dudes en seguirme en Instagram o seguirme otras redes sociales.

También puedes suscribirte a la newsletter mensual del blog.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

Pin sobre Road trip por Bretaña Saint Malo y Dinan de Con cuadros y a lo loco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *