EUROPA,  Francia,  París

Distrito XIII de París: el secreto mejor guardado

¿Has visitado todo el centro de París y aun tienes ganas de más? Si los imprescindibles culturales se te han quedado cortos y quieres seguir explorando rincones bonitos de la ciudad no te puedes perder el Distrito XIII de París. Con barrios como Butte-aux-Cailles, esta zona poco turística está repleta de arte y callejuelas con encanto que no tienen nada que envidiarle a la Rue Cremieux. ¿Te animas a descubrirlo?

El Distrito XIII al completo ofrece una visión totalmente diferente de París, alejada de los monumentos y el turismo. Se mezclan áreas de rascacielos con pequeños resquicios de pueblos, así como con otras zonas puramente residenciales. Toda esta parte de la ciudad se anexionó a París durante la reforma urbanística del siglo XIX; esto ha dado lugar a que se conserven algunos elementos previos a la misma y a que aparezcan muchos otros originados por ella. Sin embargo, el principal agente modelador durante las siguientes décadas fue la elevada actividad industrial.

A lo largo y ancho del distrito se pueden encontrar diversos edificios industriales históricos, muchas pequeños lugares de culto de diversas religiones y otros lugares ligados a su historia obrera. El Este del distrito se modernizó en los años 90, construyéndose entre otros edificios la Biblioteca Nacional de Francia (de la cual se tienen grandes vistas desde el Distrito XII). Como puedes ver, el 13 tiene bastantes cosillas que ofrecer si te dispones a explorar, pero ninguna como adentrarse en Butte-aux-Cailles.

Te adjunto le mapa de los lugares de interés en el Distrito XIII para que puedas seguir con mayor facilidad la ruta. Si aun no sabes cómo crear tus propios mapas, te lo explico todo aquí.

El barrio de Butte-aux-Cailles

Su origen es similar al de Montmartre: una colina de prados, cultivos y molinos que poco a poco se fue industrializando y edificando hasta ser absorbida por París ciudad. Del mismo modo, aun conserva ciertas calles y rincones que evocan su pasado como pueblo. Si te animas a conocer este barrio es una gran idea pasearlo despreocupadamente, descubriendo casualmente sus encantos. Pero si lo que prefieres es ir a tiro fijo, estos son los lugares que no te puedes perder.

Rue de la Butte aux Cailles y Place Paul Verlaine

La calle principal del barrio lleva su mismo nombre, Rue de la Butte aux Cailles. En esta vía es donde se encuentra el ambiente más animado de la colina, con múltiples tiendas y restaurantes. Es un buen lugar para picar algo, dado que la calle está repleta de opciones tanto dulces como saladas. Entre las entradas a los locales casi cualquier fachada lisa está decorada con algún tipo de mural, en ocasiones incluso superpuestos entre sí.

En su extremo Este la calle parte de la Place Paul Verlaine, un jardín público cuyo nombre rinde homenaje a un poeta. Si has optado por comprar algo para llevar, es el lugar perfecto para sentarte a comer. Consta de un pequeño parque infantil, algunos bancos para descansar y algunos árboles que ofrecen sombra. En caso de que la tranquilidad de esta placita del Distrito XIII no te parezca suficiente motivo para acercarte a ella, seguro que te interesará ver su fuente artesana, 1 de las 7 que encontrarás en toda París.

Rue des butte aux cailles distrito XIII París
La tranquilidad de un pueblecito en pleno París

Rue Michal

Muy cerca de allí se ubica otra calle digna de visita, la Rue Michal. El callejón en sí mismo no parece nada especial, una breve cuesta de suelo empedrado que baja por un lateral de la colina. Son sus vistas lo que le aportan el toque interesante; una fantástica perspectiva de la parte posterior de la Iglesia de Sainte-Anne y su cúpula. La estrechez de las travesías del barrio no dan mucha opción a amplios planos del templo, pero la Rue Michal es toda una excepción.

Iglesia de Sainte-Anne de la Butte-aux-Cailles

No hay pueblo ni barrio francés sin su propia iglesia y Butte-aux-Cailles no iba a ser menos. Esta parroquia es bastante moderna (al menos en comparación con muchos otros lugares de culto parisinos), construyéndose entre finales del siglo XIX y principios del XX. Como muchos otros elementos del barrio surgió como respuesta para hacer frente al rápido crecimiento demográfico de la zona. Aun así llevó alrededor de dos décadas finalizarla dada la constante falta financiación.

Puede que Sainte-Anne no sea una de las capillas más imprescindibles de París, pero tiene el suficiente encanto para tratarse de una modesta iglesia en el Distrito XIII. Para mi gusto son destacables sus coloridas vidrieras, que aunque sean pequeñas llenan de vistosos tonos el interior del templo.

Iglesia Sainte Anne Butte aux Cailles interior
Tiene un toque encantador pese a ser moderna y chiquitita.

Le Petite Alsace y Villa Daviel

La pequeña Alsacia es una de esas escondidas joyas parisinas de las que casi nadie te habla. Se trata de una comunidad conformada por unas 40 viviendas que imitan el estilo de las típicas casas de la región de Alsacia. Con un toque ligeramente más industrial a causa de los detalles en ladrillo, tiene ese toquecito de pueblo que aportan los entramados de madera y los toques de color. El conjunto cuenta con un patio interior, pero es de acceso privado y no se aprecia bien desde fuera.

Aprovechando el desplazamiento hasta la calle donde verás las fachadas de le Petite Alsace también puedes pasear por Villa Daviel. Ambas zonas residenciales se edificaron a la vez a principios del siglo XX, aunque este segundo conjunto es muy diferente al primero. El callejón se abre justo frente a la fachada de las casas alsacianas y a lo largo del mismo se suceden múltiples hogares, cada uno con diseños y detalles ligeramente diferentes.

Fachada de la pequeña Alsacia
Desde la valla de la puerta se puede cotillear un poquito el patio interior.

¿Qué más ver en el Distrito XIII de París?

Distrito des Peupliers y sus calles

En el límite sur del barrio de Butte-aux-Cailles, aun en el Distrito XIII, comienza otra zona que se merece un buen paseo si ya te has desplazado hasta esta zona de París. Les Peupliers hace referencia a la alameda que se encontraba originalmente allí, si bien en la actualidad poco queda de ella. Ahora es un tranquilo barrio residencial repleto de calles con encanto y coloridas casas.

Es fácil dar con alguna que otra avenida compuesta por hermosos domicilios a poco que explores, pero las calles que más me llamaron a mí la atención fueron la Rue Dieulafoy y Rue du Moulin des Prés. Recuerda que en todas esas viviendas hay gente y que merecen respeto de su intimidad y propiedad, por lo que si haces fotos que sea educadamente.

quartier des peupliers distrito XIII París
Debe de ser un lugar encantador para vivir.

Ciudad Floral

Casi en el límite con el Distrito XIV se localiza el que es posiblemente mi sitio favorito de todo este artículo. La Cité Florale es un pequeño grupo de casitas que forma un área residencial de forma triangular (vista desde el aire). Todas las calles dentro de esta forma tienen nombres de flores, pero este no es el único motivo de que el conjunto se llame Ciudad Floral.

Prácticamente todas las viviendas cuentan con su propio jardín de tamaño reducido y/o con vegetación cubriendo sus fachadas. Entre algunas de ellas incluso se forma una pequeña plaza presidida por un árbol. Una servidora ingenua pensaría que no estando cerca del centro debería ser «más barato» vivir en una de estas adorables casitas, pero ya te digo que el precio de vivir en alguna de estas viviendas de ensueño no es nada asequible.

Ciudad florarl París Distrito XIII
Pero soñar es gratis.

Barrio asiático de París

Si en lugar de visitar casas y calles bonitas en entornos de pueblo prefieres sumergirte en un ambiente más cultural, es en el Distrito XIII donde encontrarás el Barrio asiático de París. Se creó a finales del siglo X cuando diversas comunidades asiáticas se establecieron en una región concreta de la ciudad.

Aunque en arquitectura encontrarás principalmente altos edificios residenciales con poco interés visual, el atractivo de Chinatown es más bien gastronómico. Allí podrás encontrar tanto muchísimos restaurantes de diversas culturas como tiendas de alimentación con artículos específicos para cocinar comida asiática. Si te animas a comer en alguno de los locales no dudes en comentarme qué tal, ya que aun no he tenido la suerte de probar ninguno.

Espero que este artículo te haya motivado a visitar un distrito de París tan poco turístico como lo es el XIII. Como habrás podido observar, aunque no cuente con grandes monumentos sí que posee muchos pequeños rincones para explorar y disfrutar de otra faceta de la capital francesa.

Si quieres más información sobre otros barrios y distritos no olvides pasarte a leer la Guía completa de París. También puedes seguirnos en Redes Sociales para más contenido.

Y para no perderte ninguna novedad del blog y estar al día de todos los nuevos artículos puedes suscribirte a la newsletter mensual.

Recuerda confirmar tu suscripción a través del correo de confirmación. Revisa tu bandeja de spam tras suscribirte.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

Pin sobre qué ver en el Distrito XIII de París de Con cuadros y a lo loco

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *