EUROPA,  Francia,  París

Galerías cubiertas de París: 10 rincones detenidos en el tiempo

París tiene infinidad de lugares mágicos por descubrir. Desde rincones muy modernos hasta reliquias históricas, el contraste que se puede encontrar en las calles de la capital es increíble. Sin embargo, si lo que buscas es atravesar una puerta al pasado y transportarte un par de siglos atrás, las galerías cubiertas de París son tu lugar. En este artículo te voy a hablar de 10 pasajes cubiertos que no te puedes perder si visitas la capital.

Galerie Vivienne restaurantes
Acompáñame a descubrir estos rincones tan bonitos.

La capital francesa está repleta de calles con encanto, zonas de tiendas y grandes almacenes donde comprar prácticamente de todo. Entonces, ¿qué hace tan especiales a las galerías cubiertas respecto a otras áreas comerciales de París?

Como su propio nombre indica, esta galerías están totalmente (rara vez de forma parcial) cubiertas. Es decir, están techadas en lugar de ser calles típicas a cielo abierto. Además, en la mayoría de los casos estos techos tienen también un rol decorativo, siendo muy habitual que estén acristaladas para permitir el paso de luz natural. Así los parisinos podían disfrutar de sus compras sin mojarse en época de lluvias pero sin renunciar al sol los días buenos.

La mayoría se construyeron en el siglo XIX, aunque también se conserva alguno de finales del siglo XVIII. Las galerías cubiertas no son algo exclusivo de París (también se pueden encontrar en otras ciudades como Nantes), pero sí que tienen un aspecto bastante representativo. Y sin más introducciones, vamos a conocer dichos pasajes.

Passage des Panoramas

Que mejor que empezar por el principio, con una de las primeras galerías cubiertas de París: el Passage des Panoramas. Situado en el Distrito II, su construcción data del año 1799 y en la actualidad aun mantiene gran parte de su elegancia original. Solo se conservan en buen estado un par de pasajes más antiguos que este, pero ninguno de estos iguala su espectacularidad en cuanto a detalles y estilo.

A lo largo de sus 133 metros de longitud se pueden encontrar una gran variedad de comercios, desde tiendas de antigüedades a restaurantes. También llama la atención la importancia de las tiendas de monedas y filatelia (coleccionismo de sellos) y de artesanías. Además, otro motivo por el que este pasaje es particularmente interesante es que fue la primera galería de París en iluminarse con lámparas de gas. Todo un alivio para los parisinos del siglo XIX.

Passage des Panoramas, galerías cubiertas París
Para mí, tiene incluso un rollito steampunk muy particular.

Galerie des Variétés

Una vez dentro de algunos pasajes es difícil diferenciar donde acaba el mismo y comienza el siguiente, en especial cuando el cambio ocurre sin emerger al exterior. Es el caso de varias pequeñas galerías con nombre propio que se cruzan con el Passage des Panoramas. creadas entorno a 1830. Puedes verlas todas si te dedicas a explorar cada uno de los giros, idas y venidas del pasaje.

Sin embargo, me gustaría destacar una en particular: la Galerie des Variétes. Esta galería mide unos 50 metros de largo y corta perpendicularmente al Passage des Panoramas, dando acceso a la Rue Vivienne y a otra pequeña galería (la Galerie Saint-Marc). Los letreros antiguos de las tiendas y sus columnas amarillas mezcladas con las decoraciones de los restaurantes le dan un toque muy especial.

Galerie des Varietes
Además, suele estar algo menos transitada, siendo perfecta para las fotos.

Galerie Vero-Dodat

Una de las galerías cubiertas más bonitas de París, situada en el Distrito I, también resulta ser una de las más diferentes. Aunque la Galerie Vero-Dodat fue construida, como la mayoría de sus compañeras, en el siglo XIX (1826 más concretamente) tiene un aspecto mucho más austero que el resto. Sus tiendas no están engalanadas con llamativos carteles, sino que constan simplemente de discretos pero elegantes marcos de madera.

Iluminado tanto por luz natural a través del techo acristalado como por sencillas lámparas, está construido para generar la ilusión de ser mucho más profundo de lo que realmente es. Sus 100m de longitud en línea recta parecen más gracias a la baja altura de la cubierta y a la cuadrícula diagonal de azulejos blancos y negros. Además, también dispone de pequeños tramos de techo decorados con elegantes frescos.

Galerie Vero-Dodat galerías cubiertas París
Sin duda merece la pena acercarse a ver esta galería con un estilo diferente.

Passage Choiseul

Más allá de las ilusiones ópticas, podemos visitar también el que es realmente el pasaje cubierto más largo de la ciudad: el Passage Choiseul. A lo largo de sus 190 metros de longitud se pueden encontrar gran variedad de tiendas y comercios. Es un buen lugar para comprar recuerdos diversos si tienes un poco más de presupuesto. Igualmente, es posible comprar ropa y zapatos o degustar buena comida entre sus paredes.

Aunque esta galería se construyó en 1827, ha pasado buenos periodos de tiempo cerrado, en reparaciones, con un estado cuestionable o poco transitado a lo largo de su historia. Incluso su mención en un par de novelas del autor francés Louis-Ferdinand Céline es bastante desafortunada. Por suerte, la última gran restauración terminó en 2013 y desde entonces es un área de compras bastante popular (y limpia).

Passage Choiseul galerías cubiertas de París
Aun así, se nota que nunca fue un pasaje tan lujoso como otros. Es más cotidiano.

Cour du Commerce Saint-André

A pesar de que lo más habitual es que estén techadas en toda su longitud, también hay algunos ejemplos en París de galerías parcialmente cubiertas. Uno de esos casos es el Cour du Commerce Saint-André, una alegre calle comercial semicubierta del Distrito VI. Las dos entradas públicas cuentan con un pequeño tramo techado y edificado. Por el contrario, el centro del Cour de Commerce va a cielo abierto.

Este callejón adoquinado de finales del siglo XVIII está repleto de tiendas y restaurantes coloridos. De hecho, cuenta con algunos de los restaurantes y cafeterías más antiguas de todo París, como Le Procope. Además, hay una tercera entrada a través del Cour de Rohan, una calle residencial semipública bastante mona aunque de difícil acceso público.

Cour du Commerce Saint-André
No es raro ver a la gente disfrutando en las terrazas de las cafeterías.

Galerie Vivienne

Otra de las galerías cubiertas más importantes de París es la Galerie Vivienne, también del siglo XIX. Está situada en el Distrito II, justo detrás del edificio Richelieu de la Biblioteca Nacional. Está completamente techada con una serie de cristaleras y dispone de un par de áreas más amplias en sus extremos. Además, llaman la atención los mosaicos decorativos que recubren toda la extensión del suelo.

Se puede acceder a la misma a través de varias entradas, siendo las principales desde la Rue Vivienne y la Rue des Petits Champs. Alberga principalmente comercios de comida, como teterias o tiendas de golosinas, pero también algunas de libros antiguos y otras temáticas. Históricamente siempre tuvo mucha competencia contra la Galerie Colbert, situada justo al lado; pero como actualmente esta segunda pertenece a la Biblioteca Nacional la rivalidad ha desaparecido.

Galerie Vivienne galerías cubiertas París
Las tiendas de la Galerie Vivienne son impresionantes.

Passage Jouffroy

Si bien la mayoría de los pasajes tienen una estética elegante y relativamente homogénea, también los hay de aspecto más llamativo. El Passage Jouffroy tiene un conjunto muy diverso y colorido de tiendas, desde jugueterías a librerías y tiendas de antigüedades. Llama particularmente la atención una con el frontal pintado de azul brillante. El contraste de las llamativas tiendas con el techo acristalado y el suelo blanco y negro le da una apariencia muy especial.

En su interior se encuentra también uno de los accesos al museo de cera de París, el Musée Grevin, aportando a la decoración estrafalaria de la galería. Este pasaje se encuentra justo frente al Passage des Panoramas, al otro lado del Boulevard Montmartre. Sin embargo, son tan diferentes que es difícil pensar que no se ha cambiado de galería. Además, el Passage Jouffroy forma parte del Distrito IX y no del II como su vecino.

Passage Jouffroy París
Los escaparates de esta galería son para quedarse embobada viéndolos.

Passage du Grand-Cerf

Ya te he hablado de algunas de las galerías cubiertas más largas, antiguas y variopintas de París. Ahora toca una de las más altas, el Passage du Grand-Cerf, con casi 12 metros de altura. Junto con sus casi 120 metros de longitud, el techo acristalado y el brillo de los escaparates, el conjunto se ve tremendamente amplio. Además, ocasionalmente lo decoran con exposiciones temporales como columpios de colores colgando del techo.

El nombre del pasaje viene dado por un hotel que ocupaba el lugar actual de la galería. Ha pasado de manos privadas a públicas y viceversa varias veces a lo largo del tiempo, debido al coste de su mantenimiento. Actualmente albera en su interior todo tipo de tiendas de artesanos y decoradores, con mil pequeños detalles que pararse a admirar.

passage du grand cerf galerías cubiertas París
Es un pasaje tranquilo y muy bien iluminado.

Passage Brady

Mientras que algunos pasajes contienen tiendas bastante diferentes entre sí, también hay otros cuyos comercios son de un único tipo. Por ejemplo, el Passage Brady del Distrito X es conocido popularmente como Little India por estar repleto de restaurantes de comida India, Pakistaní y Bangladesí. Es poner un pie dentro y que te envuelva el olor a especias y picante.

Aunque mide algo más de 210 metros de largo parte del pasaje está techada y otra sección a cielo abierto. Por tanto, no se puede considerar el pasaje cubierto más largo de París, título que ya hemos dicho que se lleva el Passage Choiseul. Aunque merece la pena visitarlo en su plenitud, te recomiendo que visites principalmente la zona cubierta. Tiene más encanto.

Passage Brady little india París
Es una galería de lo más colorida y vivaracha.

Passage des Princes

E igual que empezábamos con una de las primeras galerías cubiertas de París, terminamos con la última de su época en construirse. El Passage des Princes fue el toque final de la restauración Haussmann en cuanto a pasajes se refiere. Originalmente se terminó en 1860 bajo el nombre de Passage Mirès. Pasó a manos privadas durante un tiempo, resultando en su destrucción en 1985 por una empresa inmobiliaria.

Por suerte, se reconstruyó y restauró por completo en 1995, respetando en gran medida el diseño original. En la actualidad está dedicado casi íntegramente a las jugueterías y a las tiendas de modelismo. Algunas conservan un aspecto clásico, mientras que otras tienen escaparates más modernos. Aun así, el conjunto mantiene la elegancia del resto de galerías gracias a su cubierta de cristal.

Passage des princes parís
Incluso nos topamos con un grupo de universitarios estudiando su arquitectura.

Espero que este recopilatorio de las mejores galerías cubiertas de París te haya gustado. Puedes descubrir más rincones de la capital francesa en la Guía Completa de París. Y si lo que quieres es ver más fotos de estos y otros destinos, pásate por nuestras Redes Sociales.

Para estar al día de todas las novedades del blog y otras recomendaciones, no olvides suscribirte a la newsletter mensual del blog.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

Pin sobre las galerías cubiertas de París de Con cuadros y a lo loco

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *