Bélgica,  EUROPA

Gante en un día: itinerario y qué ver gratis

La ciudad de Gante es una de las más visitadas de Bélgica, siendo todo un imprescindible si viajas por Flandes. Esta ciudad de aire medieval pero a la vez moderno y universitario tiene el poder de trasladarte de una época a otra en un abrir y cerrar de ojos. Su encanto propio, muy diferente al de Brujas, merece que le dediques un hueco en el itinerario de tu viaje por Bélgica. Es por ello que en este artículo te voy a contar nuestro itinerario y qué ver en Gante en un día; como siempre, con opción de hacerlo gratis.

Photospot en Gante restaurante Amadeus
La ciudad de Gante está repleta de rincones preciosos como la fachada del restaurante Amadeus.

Es poco habitual alojarse en Gante, por lo que en la mayoría de los casos es probable que tengas de desplazarte hasta allí primero. El método más cómodo es coger un tren desde Bruselas o Brujas, dependiendo de donde te hayas alojado la noche anterior. En ambos casos, al situarse Gante a medio camino entre las dos ciudades, no tardarás más de media hora en llegar.

Debes tener en cuenta que la estación de tren se encuentra a las afueras de la ciudad. Para llegar hasta el centro y casco histórico deberás andar unos 25 minutos o coger el tranvía de Gante. Puedes encontrar más información sobre el transporte en Bélgica y Gante en este artículo. Nosotros optamos por andar y así conocer un poco la parte menos turística de la ciudad y, aunque no hay mucho que ver y es todo cuesta arriba, tiene un encanto diferente.

También hay que considerar que Gante es una ciudad bastante grande en comparación con otras poblaciones de la región. Es recomendable tener claro qué se quiere visitar, aunque por suerte casi todos los puntos de interés se encuentran muy cerca unos de otros. Y ahora sí, nuestro itinerario para un día en Gante.

Catedral de San Bavón

Tras un agradable paseo curioseando la zona sur de Gante de camino al casco histórico, el primer punto de interés con el que nos encontramos fue la Catedral de San Bavón. Está dedicada al patrón de la ciudad de Gante y se puede entrar de forma gratuita de 8:30 a 18:00 de lunes a sábado y domingos de 13:00 a 18:00.

En su interior alberga el retablo de la Adoración del Cordero Místico, una de las obras más representativas de la pintura medieval de Europa Occidental. El acceso a ver el retablo cuesta 4€, aunque no siempre está disponible debido a las restauraciones que se están realizando sobre el mismo. Nosotros pudimos verlo desde lejos sin pagar debido a esto último.

Catedral de San Bavón Gante en un día
El interior es absolutamente impresionante y está lleno de detalles en los que fijarse.

Belfort

Justo en línea con la Catedral encontramos otra imponente torre medieval: el Belfort o Campanario de Gante. Si levantamos la vista y entornamos un poquito los ojos podemos distinguir, a más de 90 metros de altura, la figura de un dragón en la veleta del campanario.

Y es que su función a lo largo de la historia no ha sido solo dar la hora, sino que también funcionó como torre de vigilancia y aviso de peligro. Actualmente se puede acceder a lo alto del campanario y disfrutar de una vista panorámica de Gante privilegiada, eso sí, por 8€ por persona. Puedes consultar los descuentos para tercera edad o jóvenes en su página oficial.

Belfort de Gante
Si te fijas puedes ver a la gente que se encuentra en el mirador.

Stadshal

Justo tras el campanario se sitúa un peculiar pabellón municipal conocido como Stadshal, o traducido, el (nuevo) ayuntamiento. Se trata de un edificio construido en 2012 y bastante criticado, incluso por la UNESCO, ya que rompe con la estética absolutamente medieval en pleno casco histórico de Gante.

Para nosotros fue el primer indicio de que Gante es una ciudad de contrastes; muy moderna a la par que antigua. En defensa de este curioso edificio diré que no desentona tanto con el entorno gracias al uso de madera y cristal, aunque el hormigón y la estructura causan totalmente lo contrario.

Edificio Stadshal de Gante en un día
Es mucho más grande de lo que parece en las fotos. Pasar por debajo es muy divertido.

Iglesia de San Nicolás y Korenmarkt

La tercera y última de las características torres medievales de Gante pertenece a la Iglesia de San Nicolás. Los tres edificios en línea forman una de las imágenes más características y fotografiadas de la ciudad. A la espalda de la iglesia se encuentran el Stadshal y Belfort, mientras que al frente se sitúa la plaza del Korenmarkt.

Gante en un día casco histórico.
Ver las tres torres en línea es impresionante.

El nombre y la ubicación de esta iglesia no son casuales. Fue financiada por los gremios comerciales y dedicada a San Nicolás de Mira, patrón de los comerciantes y navegantes. Es por ello que se encuentra rodeada de casas gremiales, con sus preciosas fachadas, y justo en el Korenmarkt o plaza del mercado.

Se puede visitar gratuitamente los lunes de 14:00 a 17:00 y de martes a domingo de 10:00 a 17:00. Además, algunos sábados organizan un pequeño mercado de libros en el interior del templo, lo que le aporta un toque aun más especial a la visita. Nosotros nos topamos con el mercadillo sin saberlo y fue una grata sorpresa.

Graslei y Korenlei

Otro de los puntos de interés más famosos de Gante son los muelles de Graslei y Korenlei, Calle de las hierbas y las hortalizas y Calle del trigo respectivamente, separados por el río Lys. Si bien Gante no es tan conocida como Brujas por las fachadas de cuento de sus casas, paseando por estos muelles podrás satisfacer por completo tu apetito de casas bonitas.

Tanto en los muelles como en sus alrededores puedes encontrar muchísimos establecimientos para comprar souvenirs, comer o tomar algo. Si tienes intención de comerte un delicioso gofre en una de las muchas cafeterías que hay debes saber una norma un tanto peculiar: no puedes sentarte dentro a comer solo el gofre. Sí, suena muy estúpido, pero por algún motivo ninguna de los establecimientos te permitían sentarte si no consumías también algo de beber.

Graslei y Korenlei en Gante en un día
Si tienes suerte y hace buen tiempo, puedes coger el gofre para llevar y sentarte a disfrutar de las vistas en los muelles.

Puente e Iglesia de San Miguel

Para cruzar de un muelle a otro podemos pasar por el Puente de San Miguel. Desde aquí se tienen unas vistas impresionantes a todos los puntos importantes del centro de la ciudad: las tres torres medievales en línea, los muelles Graslei y Korenlei y, por supuesto, la Iglesia de San Miguel.

Como puedes ver, en el casco histórico de Gante no puedes andar 100 metros sin que haya otra iglesia o catedral. Sin embargo, para mi gusto la Iglesia de San Miguel es la que más encanto tiene. No tiene una gran torre como sus compañeras (de hecho, iba a tenerla pero quedó inacabada); pero su situación a la orilla del río Lys le da un toque especial y precioso.

Iglesia de San Miguel en Gante
Además, la separación por el canal acentúa su inmenso tamaño.

Gravensteen

A escasos 5 minutos andando desde el centro neurálgico de Gante se sitúa el Gravensteen o Castillo de los Condes, protegido por el foso que lo rodea. Aunque la fortaleza es imponente desde fuera, por desgracia no queda mucho que ver en su interior correspondiente al propio castillo.

Actualmente funciona como museo de armas y utensilios de tortura, por lo que si sientes curiosidad por ese tema te puede resultar interesante. La entrada cuesta 10€ e incluye audioguía, aunque disponen de múltiples descuentos por edad. Nosotros preferimos no entrar y así mantenernos dentro de nuestro presupuesto low cost.

Puedes observar el castillo desde la calle Vleeshuistragel, aunque si callejeas un poco por la otra orilla del río es posible que descubras otros ángulos con los que apreciar aun más la belleza del Gravensteen.

Gravensteen de Gante
Las vistas al castillo desde la calle Vleeshuistragel.

Lugares fuera de lo típico

Si bien con todos estos lugares ya habríamos cubierto el cupo de imprescindibles típicos para un itinerario de un día en Gante, déjame que te recomiende un par más. Sé que podría añadir a esta lista muchísimas plazas y monumentos del casco histórico de la ciudad; pero dado que es mucho más fácil que encuentres esa información en cualquier otro lugar, prefiero hablarte de estos dos lugares.

Portus Ganda

Si quieres alejarte un poco del bullicio del centro de Gante pero aun así disfrutar del encanto de los canales portuarios, no dudes en acercarte a Portus Ganda. Este puerto recreativo está repleto de rincones acogedores, pasarelas de madera y casas de colores. Si quieres darte un paseo tranquilo al acabar el día, merece la pena echarle un vistazo a esta zona.

Portus Ganda en Gante en un día
Hay quien, en lugar de en tren, viene a la ciudad en barco y lo amarra aquí.

Holy Food Market

Por último, no puedo acabar este artículo sin recomendarte que añadas a tu itinerario el lugar más curioso de todos los que vimos durante nuestro día en Gante: Holy Food Market. Si bien Gante está repleto de iglesias, la capilla Baudelo se lleva el premio al uso más original, ya que actualmente alberga en su interior un mercado de comida que no tiene nada que envidiar a los de Londres.

17 locales ofertan todo tipo de comida, e incluso se pueden organizar eventos privados en el interior de esta capilla del siglo XVI. Aunque los precios son un poco elevados, merece la pena entrar aunque sea solo para ver la preciosa decoración y el ambiente.

Holy Food Market en Gante
Quién diría que este bar se encuentra dentro de una capilla.

¿Crees que me he dejado algún imprescindible de Gante fuera de la lista? ¡Pues no dudes en dejarlo en los comentarios para ayudar a otras viajeras a disfrutar al máximo de la ciudad!

Pin para pinterest sobre Qué ver en gante en un día de Con cuadros y a lo loco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *