Bretaña,  EUROPA,  Francia

Guía de la Bretaña francesa | Rutas, Presupuesto y Consejos

¡¡Bienvenida a la guía de la Bretaña francesa!! Si aun no conoces esta región de Francia, toma notas porque es una zona completamente espectacular. Está repleta de pueblos con encanto, pequeños castillos, naturaleza, historia y mucho más. Como cualquier zona relativamente amplia que se quiera visitar bien, Bretaña requiere una buena planificación. Para ayudarte con ello he escrito esta guía, en la que recopilo toda la información esencial para que tú también puedas disfrutar de un viaje por sus tierras.

Este artículo cumple varias funciones. Por un lado es un índice a todos los demás artículos que forman nuestra guía de la Bretaña francesa, así como recopila y resume lo más importante. A su vez, incluye información adicional que no queda recogida en los mismos, ya sea por tratarse de contenido global como por no encajar concretamente en ninguno. Y, por supuesto, incluye consejos y recomendaciones para disfrutar más y mejor del viaje.

Vannes bretaña francesa
Bienvenida a este viaje virtual por la Bretaña francesa, yo seré tu guía.

¡Quiero recorrer Bretaña! ¿Qué debo saber?

Empezando por lo más básico, estaría bien saber ubicarnos en el mapa. La región bretona se localiza en el extremo noroeste de Francia, en un saliente de tierra peninsular que penetra en el Atlántico. Es por ello que disfruta de una larga y variada línea de costa, con muchísimas playas y acantilados rocosos. Si no te importa que el agua esté oceánicamente fría, es un gran destino a visitar en verano.

Por tierra colinda con otras dos regiones francesas: con Países del Loira por todo el este y con Normandía por una pequeña zona del noreste. Esto resulta especialmente conveniente si quieres combinar en un viaje más largo varias regiones o quedarte cerca de la frontera entre las 3 y visitar sus ciudades más importantes.

Volviendo a Bretaña en sí, es evidentemente necesario tener unas nociones básicas sobre ciertos aspectos locales y culturales. Al igual que en el resto de Francia, el idioma oficial es el francés y la moneda a utilizar, el euro. Sin embargo, Bretaña tiene un importante pasado celta, por lo que también encontrarás múltiples palabras y términos en bretón (lengua local no oficial y en riesgo de perderse). Por ejemplo, es muy habitual encontrar que se refieren a la región como Breizh en lugar de Bretagne.

En cuanto al clima, es principalmente oceánico, más suave cuanto más cerca de la costa estemos. Los inviernos son relativamente fríos y los veranos moderadamente cálidos, nada extremo en ambos casos. Las lluvias son muy frecuentes durante casi todo el año, y pueden ir de poco intensas a torrenciales. En un mismo día es bastante probable que vivas buen tiempo y chubascos variados, así que tenlo en cuenta al hacer la maleta.

Guía de la Bretaña francesa
Hay que agradecerle a la lluvia frecuente este tipo de paisajes.

Cómo preparar un viaje por la Bretaña francesa

Estando ya ubicadas, llega la hora de comenzar a planificar el viaje paso a paso. Al tratarse de un destino más complejo que cuando visitamos una única ciudad, hay diversos elementos que tener en cuenta de una forma diferente. En primer lugar, debes decidir cómo vas a llegar hasta Bretaña. Una opción llevar tu propio coche desde donde vivas, si no te importa recorrer toda esa distancia y pagar los correspondientes peajes. En este caso te ahorrarías preocuparte por el transporte entre ciudades más adelante.

La otra alternativa más habitual es llegar en avión, si bien hay que plantearse bien a qué aeropuerto quieres volar. Hay 3 posibles destinos (desde España): volar directamente a Rennes, volar a Nantes o volar a París, teniendo que desplazarte hasta Bretaña por otros medios en los dos últimos casos. Cada una de esas opciones tiene una serie de ventajas y desventajas de las que te hablo más en detalle en el artículo completo de preparativos:

En ese mismo artículo te hablo más detalladamente también del equipaje a llevar y las opciones que tienes a la hora de buscar alojamiento. A grandes rasgos, tendrás que decidir si quieres utilizar una ciudad (o un par) como base y de ahí desplazarte cada día o ir cambiando cada noche de alojamiento. En este tipo de viaje, la búsqueda hospedaje tiene que ir de la mano de la planificación de tu itinerario para evitar recorrer kilómetros innecesarios.

Respecto al equipaje, asegúrate de llevar tu documentación en regla, especialmente si vas a conducir. Ya te he hablado un poco de como es clima, por lo que no te olvides del calzado impermeable y el paraguas. Para este tipo de aventura te recomendaría más que nunca llevar equipaje de mano, en especial si vas a cambiar mucho de alojamiento. Será más fácil controlar todas tus pertenencias e irás menos cargado de un lugar a otro. Aquí te dejo un artículo con consejos para ello:

Vitré guía de Bretaña francesa
No querrás ir especialmente cargado mientras exploras estos pueblecitos de calles estrechas.

Moverse por Bretaña

Si hay algo imprescindible en este viaje es el transporte. Ya sea público o privado, tendremos que decidirnos por algún medio para desplazarnos entre pueblos y ciudades. La elección que tomemos marcará radicalmente el ritmo de la ruta, por lo que es algo que tendrás que plantearte muy bien. También será un elemento limitante en cuanto a qué visitar y a donde alojarse. Es por ello que en esta guía quiero ofrecerte y explicarte varias opciones para moverte por la Bretaña francesa.

Desplazarse en transporte público

No todo el mundo tiene permiso para conducir o la posibilidad de alquilar un vehículo en el extranjero; sin embargo, este no es motivo para dejar de visitar la región. Por suerte, Francia cuenta con una buena red de transporte público y variedad de empresas entre las que elegir. Es posible que no puedas llegar a todos los rincones de Bretaña sin un vehículo propio, pero sí acceder a muchos de los importantes.

Moverse en tren

La opción más rápida para desplazarse entre poblaciones de mediano tamaño es el tren. Dependiendo de tu lugar de salida y del destino, los trayectos entre ciudades cercanas suelen entre 20-40 minutos. Es incluso más rápido que ir en coche, dado que evitas el tráfico y vas más directo. Cuanto más cerca se encuentren dichos lugares, más probabilidades habrá de que cuenten con múltiples conexiones diarias. Por ejemplo, entre Rennes y Vitré tienes una amplia gama de horarios a elegir.

En cuanto al precio, suele rondar desde los 5-6€ por trayecto hacia arriba, en función de cuanta distancia recorras. Si bien de media la mayoría pueden costar unos 8€, no en todos los horarios pasan el mismo tipo de trenes ni cuestan lo mismo. Te sugiero que compares bien precios, horarios y conexiones antes de planificar tu ruta. La mejor página para ello es la propia web de OUI.sncf, en especial OUIgo.

Además, también es conveniente que compres por adelantado los billetes para los tramos con pocos transportes diarios. No es raro que se llenen las plazas para los trenes más baratos y en mejor horario. Y, sobre todo, no pierdas el tren si no te quieres quedar tirada y tener que recurrir a opciones más caras (como taxis).

Vannes puerto qué ver
Vannes es una buena ciudad a la que llegar en tren desde Rennes.

Moverse en autobús

La otra gran red de transporte público que ofrece Francia es la de autobuses. Hay múltiples empresas con precios muy competitivos entre los que elegir. Al igual que los trenes, suelen conectar las ciudades más grandes de la región, aunque también podrás encontrar rutas a algunos pueblos. Eso sí, los horarios son muy escasos y bastante difíciles de combinar entre poblaciones. Moverse por Bretaña en autobús requiere de una planificación muy exhaustiva.

Un par de las mejores (y más baratas) compañías para ello son Flixbus y Blablabus/Ouibus. En sus páginas webs puedes encontrar mapas con las rutas que sí que cubren, con lo que te será más fácil hacerte a la idea de qué ciudades podrás visitar. Los trayectos pueden rondar entre los 30 minutos y las 2-3 horas dependiendo de lo lejos que quieras llegar. El precio puede ir desde 3-4€ hasta 15-20€ por trayecto, dependiendo del horario y la distancia.

Como con los trenes, cuanto antes compres más fácil será conseguir el mejor horario y el precio más barato. Nosotros utilizamos los buses para movernos entre Nantes y Rennes y compramos con un par de semanas de antelación. Logramos el horario que mejor nos venía y nos costaron entorno a 10€ la ida y 5€ la vuelta por persona. Dicho trayecto es de entre 60-90 minutos, para que te hagas una idea.

Ventajas y desventajas del transporte público

Como ves, no es misión imposible visitar Bretaña en transporte público, solo más difícil. Si vas a optar por este tipo de desplazamiento debes tener en cuenta las limitaciones que supone. Por un lado, estás sujeta a los horarios de cada línea o conexión. Cuanto más pequeño sea el pueblo, menos probabilidades hay de que pasen múltiples (o algún) autobuses al día; y menor aun de que disponga de estación de tren. También te obliga a revisar muy bien las conexiones entre ciudades, ya que no todas están conectadas entre sí.

En general las mayores desventajas que supone esta opciones son la falta de libertad tanto horaria como de movimiento. Además, si viajáis en grupo los costes son mayores al tener que pagar cada uno todos sus billetes de tren o de bus.

Por el contrario, puede ser una de las opciones más baratas si viajas sola. Alquilar un vehículo puede no salir a cuenta si tienes que pagar tú todos los costes (alquiler, seguro, gasolina, etc); mientras que coger ofertas de transporte puede suponerte menos dinero. A esta ventaja se suma la menor carga de responsabilidad que supone no alquilar un vehículo. Porque, honestamente, la presión de que no le pase absolutamente nada a un coche ajeno en una zona por la que no has conducido jamás está ahí. Además, los buses son perfectos para echar una cabezadita.

Josselin Guía de Bretaña francesa
Aunque el dormir mejor cuando vayas por autovías, en carreteras secundarias disfruta del paisaje.

Desplazarse en vehículo privado

La forma más habitual de recorrer la Bretaña francesa (y que no podía faltar en la guía) es en vehículo privado. Esto va desde motos a coches y, por supuesto, autocaravanas. El tipo de desplazamiento que elijas o del que dispongas va totalmente a tu elección, si bien ahora después comentaré algunos detalles a tener en cuenta. Aun así, en general me voy a referir a los coches como la elección más típica y fácil de conseguir por la mayoría.

Si no vives demasiado lejos de Francia y/o te encanta conducir, una posibilidad es llevar tu propio coche. Esta elección te ahorrará otros trámites en el viaje; aunque por el contrario deberás saber que cruzar Francia conlleva el pago de muchos peajes, por lo que tal vez no sea tan barato como puedas pensar. Además, el precio varía en función del vehículo, por lo que si llevas caravana son aun más caros.

Alquiler de vehículos

Por suerte para todas las que no tengáis coche propio o no queráis llevarlo hasta allí, siempre se puede alquilar uno. Hay múltiples empresas con las que comparar y alquilar vehículos (muchas de sobra conocidas). Si ya has probado alguna y es de tu confianza, no dudes en utilizarla. Sin embargo, nosotras nos topamos un pequeño problema a la hora de contratar con una de esas empresas, y es que te suelen pedir una fianza (o bloquear el dinero en tu cuenta) bastante elevada. La mayoría oscilaban entre los 500-1000€.

Como comprenderás, 3 jóvenes estudiantes no suelen tener ese tipo de disponibilidad económica, por lo que lo descartamos rápidamente. No te preocupes si estás en una situación similar, ya que dimos con una empresa de alquiler de vehículos entre particulares con la que sí pudimos conseguir un coche. Utilizamos Get Around, de la que te hablo con mucho más detalle y doy mi opinión en este artículo (y puedes conseguir 30€ de descuento).

rochefort-en-terre bretaña francesa guía
Sin esta opción no hubiéramos sido capaces de explorar lugares como este.

¿Qué tipo de vehículo escoger?

Como ya he mencionado antes en la guía, te puedes desplazar por la Bretaña francesa en una buena variedad de vehículos. No obstante, las características de la zona dan pie a una serie de pros y contras para cada tipo. Dado que cada persona tiene sus propias preferencias y habilidades a la hora de conducir, te voy a enlistar lo que debes tener en consideración y valoras tú misma.

  • Entre las ciudades más grandes de Bretaña hay autovías (la mayoría sin peajes) y se conectan con el resto de pueblos mediante carreteras secundarias.
  • Las carreteras secundarias están en su mayoría bien asfaltadas, por lo que no son necesarios vehículos tipo «todoterreno». Por el contrario, son de doble sentido, bastante estrechas y en algunos tramos con curvas. Pueden pasar camiones y otros medios de transporte anchos, teniendo que apartarse a los laterales del camino (ellos rara vez lo van a hacer).
  • Al tratarse de una zona principalmente ganadera pueden cruzar animales de un lado al otro de las carreteras. Ten mucho cuidado, en especial por la noche, ya que los caminos casi nunca tienen iluminación.
  • La señalización en carreteras secundarias es más bien escasa y no siempre clara. Mejor disponer de un GPS (a nosotras nos bastó con el móvil).
  • Los pueblos pequeños y/o históricos suelen disponer de parkings a las afueras, aunque no especialmente grandes.
  • Recuerda que en algunas épocas llueve mucho, por lo que puede ser preferible ir en un vehículo cubierto, con limpiaparabrisas funcionales adelante y atrás.

Dicho esto, es decisión tuya elegir un tipo de transporte privado u otro. Personalmente creo que la mejor opción si no estás acostumbrada a viajes de este tipo es el coche; a poder ser uno no muy ancho pero en el que quepáis los pasajeros y vuestros equipajes cómodamente.

Coche alquiler Bretaña francesa
Para nosotras con un C3 para 3 pasajeras fue más que suficiente.

¿Se puede visitar la Bretaña francesa fácilmente en autocaravana?

Es posible que aun con todo tú seas una persona de autocaravana o te haga ilusión probar la experiencia. Más allá de las carreteras estrechas, Bretaña es una región muy bien preparada para el turismo de campers. Muchísimas ciudades y pueblos cuentan con áreas de camping o parkings que permiten autocaravanas. Al parecer es un hobby muy extendido por Francia y es bastante habitual cruzarse con gente de todas las edades recorriendo zonas en camper.

Me mareo con facilidad. ¿Este viaje es para mí?

Qué clase de guía de la Bretaña francesa sería esta sin incluir dicha pregunta. Honestamente, yo soy de las que echa hasta el desayuno del día de su nacimiento cuando va en coche. Me mareo con una facilidad tremenda en vehículos pequeños (no tanto en autobuses). Aun así, en este viaje apenas tuve problemas, dado que las carreteras apenas tienen curvas en su mayoría; suelen ser tramos rectos o con curvas amplias.

Tampoco hay prácticamente subidas y bajadas, ya que el terreno es relativamente llano en la Península bretona. Conduciendo con precaución y despacito, la ausencia de curvas y cambios de presión hace que sea un road trip bastante asequible incluso si te mareas. Yo no tuve ni que usar biodraminas, pero si eres especialmente sensible nunca está de más tomarte una por la mañana antes de empezar la ruta.

Ventajas y desventajas del transporte privado

Está claro que, en cuanto a beneficios, el transporte privado permite una mayor libertad de movimiento y privacidad, siendo más fácil visitar todo tipo de pueblos. Tampoco te ata a ningún horario ajeno (más allá de la devolución del coche de alquiler), pudiendo flexibilizar mucho más la ruta. Además, si viajas en grupo, los costes tanto del alquiler, peajes y combustible salen a repartir y, por tanto, más baratos.

Respecto a las pegas, hay que hablar de la responsabilidad que conlleva conducir especialmente un coche ajeno por zonas desconocidas. Cualquier mal arañazo o fallo tonto puede suponer pagar costes adicionales al devolver el vehículo. Lee siempre bien las condiciones de tu alquiler y contrata sí o sí un seguro para el coche. Otra desventaja es la posibilidad de perderte si te confundes de salida, cosa con la que mejor ir con cuidado, dado que no siempre hay cambios de sentido cerca.

Saint Malo Normandía viaje con Bretaña
En nuestro primer día de viaje nos perdimos una vez supuso casi una hora de diferencia en la ruta.

Qué ver en Bretaña. Itinerarios de viaje

¿Llevamos más de 2600 palabras de Guía de la Bretaña francesa y aun ni hemos empezado a hablar de qué ver? Pues sí, pero ya te dije que este viaje requiere de una buena planificación, no solo en cuestión de rutas. Una vez sepamos cómo vamos a llegar a la región y cómo vamos a desplazarnos, podemos empezar a armar nuestro itinerario de viaje. Como dije en el apartado de planificación, esto puede ir de la mano de la elección de múltiples alojamientos o girar entorno a una o dos localizaciones centrales.

Además del hospedaje, otros factores a considerar durante tu planificación serán la cantidad de días disponibles, los kilómetros a recorrer y las horas de luz según la época. Puedes comenzar a llenar tu mapa de lugares que te interesen, pero probablemente tendrás que acotar y descartar algunos al final. Para ello, nada mejor que Google MyMaps. Si aun no sabes usar utilizarlo, te enseño en el siguiente artículo:

Nuestro itinerario de viaje

Creo que no hay mejor forma de mostrarte cómo organizar la ruta que ejemplificando. En nuestro caso contábamos con solo unos pocos días de viaje e teníamos claro que usaríamos Rennes como base desde un inicio. Dado que no había vuelos directos desde Madrid que se ajustasen a nuestro presupuesto, optamos por volar a Nantes y desde allí llegar hasta Rennes. Este primer día (o día 0 para nosotros) de aventura te lo cuento en este otro artículo con todo lujo de detalles:

Por tanto, contábamos con 4 días completos para movernos por la parte de Bretaña cercana a Rennes. Dado que no pensábamos recorrer la sección más occidental de la península, decidimos añadir también un par de ciudades que técnicamente no forman parte de Bretaña pero se ubican muy cerca. Estas fueron Saint-Malo (justo en el borde de Normandía) y Nantes (antigua capital bretona, actualmente capital de Países del Loira). Nuestro itinerario de viaje quedó así:

Tienes detallado en esos artículos todo lo que vimos en cada uno de los pueblos y nuestra ruta por día.

Nantes Países del Loira
Si tienes que pasar por Nantes de todos modos como nosotros, no dudes en dedicarle un día.

Otros pueblos y ciudades a visitar

En los propios artículos por día de viaje te sugerimos otros lugares que nos hubiera gustado visitar pero que tuvimos que dejar fuera del plan por falta de tiempo. En general no me gusta recomendar sitios que no haya visitado personalmente, se trate de pueblos, restaurantes o lo que sea. Es por ello que esta sección de la guía de la Bretaña francesa va a ser breve y más una lista de posibilidades que de puntos imprescindibles.

Cerca de nuestra ruta del primer día nos quedó pendiente el Mont Saint-Michel (que al igual que Saint-Malo, técnicamente está en Normandía). También nos faltó tiempo para visitar Dinard, una preciosa ciudad costera; Combourg, un pueblo con su propio castillo junto a un lago; y Bécherel, un pueblo repleto de librerías. A pocos kilómetros de Vannes dejamos sin visitar el pueblo costero de Auray y el yacimiento prehistórico de Carnac. Tuvimos que sacrificar estos lugares por falta de tiempo (pero quedan pendientes para otro viaje).

Bastante alejados de la zona en la que nosotras hicimos la ruta hay otros cuantos lugares de interés que me encantaría explorar en un futuro. Justo al final de la península se pueden encontrar ciudades como Quimper, Locronan, Brest y Kerlouan, rodeadas de playas y acantilados. Lo mejor por esta zona parece ser mezclar turismo de pueblos con paseos por espacios naturales e incluso coger ferry hasta alguna isla cercana. De los que sí visitamos, te dejo a continuación mis 5 favoritos:

Cómo planificar tu ruta

Conectar tus lugares de interés entre sí es otra de las cosas más importantes del viaje. La distribución de itinerarios y descarte de lugares los hicimos en función de su cercanía entre sí; procurando no hacer nunca más de 200km diarios. Pueden parecer pocos, pero por carreteras secundarias no se conduce tan rápido y lleva un tiempo desplazarse. Además, la intención es pasar más tiempo en los pueblos que en el coche.

A la hora de calcular cuántos lugares visitar, te recomiendo que no más de 2 o 3 al día, en especial si alguno de ellos es más ciudad que pueblo. Ciudades como Rennes, Saint-Malo, Vitré o Vannes te llevarán fácilmente medio día (e incluso uno entero si se lo permites). Por tanto una ciudad más un par de pueblos al día te llenará de sobra las horas disponibles. Si tienes pensado añadir parajes naturales a tu viaje, calcula que tardarás al menos lo mismo en visitarlos que cualquiera de las ciudades.

Josselin Guía Bretaña francesa
También puedes acercarte a pequeños bosques junto a los pueblos y dedicarles «solo» entre 30-60 minutos.

Comer en la Bretaña francesa

Como en cualquier road trip, la comida es uno de los puntos más complicados de planificar en este viaje. Va a depender ampliamente de cómo planifiques el recorrido, los lugares que visites, el tipo de viajera que seas, etc. Habría que crear una guía completa aparte para abarcar todos los lugares donde comer por la Bretaña francesa. Aun así, se puede hacer una distinción entre las 2 opciones más comunes y accesibles: comer de restaurantes o hacer picnics.

Si eres de comer a mesa puesta ten en cuenta que cada pueblo y ciudad tiene (o no tiene) sus propios restaurantes y cafeterías, con una variedad de horarios de apertura inmensa. Cuanto más pequeña la localidad, menor será la oferta de restauración. Te diría que lo más recomendable es que busques pueblo por pueblo sus restaurantes, horarios y opiniones. Aun así, en poblaciones de mayor tamaño es más fácil que si un local está cerrado puedas recurrir a otros.

En mi opinión, un road trip como este es la ocasión perfecta para ahorrar algunos días en comida y hacer picnics. Hay muchos parques y zonas verdes para sentarse a comer; y si llueve siempre puedes comer en el coche. Tanto si vas con camper como si no, no es necesario que comas siempre de bocadillo. Puedes preparar la noche de antes un buen tupper con algo que se pueda comer sin calentar. Nosotras hicimos esto la mayoría de los días y ni tan mal, en especial si utilizas productos locales.

Comida típica en la región de Bretaña

La Bretaña francesa es una zona muy ganadera, por lo que algunos de sus mejores productos son de dicho origen. Puedes encontrar muy buenos quesos, leches y carnes, en especial de vacuno y de cerdo. También es muy famosa la mantequilla bretona, que en muchos lugares se sigue haciendo de forma tradicional y artesanal. De la mano de estos productos van platos como crêpes y galettes, las famosas raclettes o su amplia gama de repostería.

Además en las zonas costeras hay muy buen pescado y marisco, en especial mejillones y ostras. Es muy fácil encontrar restaurantes con una amplia oferta de platos de origen pesquero a lo largo de toda la costa bretona. Por último, no puedes irte de Bretaña sin probar la sidra bretona, acompañante clásica de las galettes y las raclettes. Si quieres ahorrar, puedes conseguir una botella a muy buen precio en cualquier supermercado y tomártela tranquilamente en tu alojamiento.

Boulangerie bretaña francesa
Aunque para la repostería y bollería es mejor acudir a pequeños comercios locales.

Presupuesto para recorrer Bretaña

Llegamos a una de las partes más importantes de la guía: cuanto dinerito cuesta viajar a la Bretaña francesa. Leyendo todo lo que ya te he contado seguramente tengas claro que esto puede variar muchísimo. La longitud del viaje y el tipo de alojamiento y de transporte son los factores que más afectan al presupuesto. Estos mismos elementos van ligados al número de personas que viajéis; cuantas más seáis menores serán los gastos por persona si compartís vehículo y alojamiento.

Los precios de las comodidades varían significativamente entre las zonas rurales y las urbanas. El precio de la gasolina es menor en ciudades como Rennes en comparación con las gasolineras en medio de la nada. Una habitación para 2 en cualquiera de las urbes de mediano tamaño puede costar desde unos 50€; mientras que en los pueblos es poco habitual que baje de 70-80€. Si viajáis un grupo de 4-5 personas, es posible encontrar alojamientos enteros rondando los 100-120€ la noche.

Nosotros nos quedamos en casa de una amiga (coste de alojamiento: 0€), pero evidentemente tuvimos otros gastos. Explicar resumidamente nuestro desglose de pagos es bastante difícil, dado que viajamos 2 personas hasta Bretaña pero allí al juntarnos con nuestra amiga fuimos 3; así los gastos se dividieron de un modo u otro según el momento. El total del viaje para 2 personas fue de 416,40€ con vuelos incluidos. Puedes encontrar nuestro presupuesto con todo lujo de detalles en el siguiente artículo:

Dinan bretaña francesa guía
Lo mejor es que todas estas vistas no tienen precio (y son gratis).

Consejos al viajar por la Bretaña francesa

Por último, qué mejor forma de acabar la Guía de la Bretaña francesa que con un listado de consejos adicionales. Nunca sobran recomendaciones e información en este tipo de viajes tan complejos.

Consejos sobre la planificación del viaje

  • No sobreplanifiques: es muy tentador intentar abarcar todos los pueblos bonitos de la región, pero no es realista. O no desde luego si quieres disfrutarlos. Planifica tus itinerarios dejando bastante tiempo de margen para imprevistos; siempre puedes añadir algún pueblo al final del día o quedarte más tiempo en un lugar si te sobran horas del día.
  • Los desplazamientos cuentan (y mucho): a la hora de distribuir el viaje y las visitas de cada día, no olvides calcular correctamente los tiempos de desplazamiento. Con Google Maps puedes hacer una estimación «optimista» de lo que dura cada recorrido. En términos realistas, multiplica ese tiempo x 1,5 e irás con mejor margen.
  • Da tiempo suficiente a cada lugar: ya te lo he comentado anteriormente pero procura darte suficiente tiempo para descubrir cada lugar que visites. Incluso las poblaciones más pequeñas pueden atraparte explorando sus calles.
  • Infórmate de los horarios de visita: si tienes intención de entrar a alguno de los museos o monumentos que hay dispersos por la región no querrás encontrártelos cerrados. Consulta bien los horarios y, si son visita imprescindible para ti, planifica la ruta de ese día entorno a ellos.

Consejos sobre el desplazamiento por Bretaña

  • Conduce con precaución: siempre hay que conducir con cautela y más aun en zonas rurales desconocidas. Como he mencionado, las carreteras son estrechas y, aunque están en su mayoría bien asfaltadas, te puedes llevar alguna que otra sorpresa. Mejor ir un poco más despacio pero segura que correr de más y sufrir un percance.
  • Evita conducir por la noche: si bien las autovías están iluminadas, no hay ni una farola en las carreteras secundarias. La completa oscuridad, solamente interrumpida cuando atraviesas algún pueblo o cuando te cruzas con otro coche que no quita las largas, puede dar bastante angustia para conducir. Procura evitar largos trayectos por la noche.
  • Contrata un seguro: la mayoría de alquileres de vehículos te dan la opción de contratar también un seguro para el mismo. Hazlo, mejor prevenir que curar. Así te moverás más tranquila, en especial cuando pierdas de vista el coche.
  • Planifica los aparcamientos: en especial si vas con autocaravana, es mejor que lleves apuntados en tu mapa parkings o zonas donde puedas estacionar. En mis artículos por día de viaje te cuento donde aparcamos nosotras en cada pueblo.
  • Mejora tus desplazamientos: como en cualquier road trip, vas a pasar un buen tiempo en carretera. No te olvides de prepararte una lista de reproducción antes de ir al viaje para poder llevar buena música y hacer amenos los desplazamientos. Tampoco ignores los snacks, que vienen de maravilla para retomar fuerzas entre visita y visita.
Rochefort-en-terre bretaña francesa
Y tampoco dejes de disfrutar de las vistas al llegar a los pueblos bretones.

Espero que esta guía de viaje a la Bretaña francesa te haya sido de utilidad. Está región francesa es fantástica y preciosa, por lo que espero que te animes a visitarla. Si tienes cualquier duda, déjala en la sección de comentarios o pregunta por cualquiera de nuestras Redes Sociales.

También puedes suscribirte a la newsletter mensual para estar al día de todas las novedades del blog. Una vez al mes te mandaré un correo con los últimos artículos y otras recomendaciones.

Recuerda confirmar tu suscripción a través del correo de confirmación. Revisa tu bandeja de spam tras suscribirte.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

Pin sobre Guía de la bretaña francesa de Con cuadros y a lo loco

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.