EUROPA,  Francia

Cómo preparar un road trip por Bretaña

Francia es un país que ofrece una infinidad de posibilidades turísticas para todos los gustos. Entre ellas cabe destacar la belleza de muchos de los pueblos de sus diferentes regiones. Es por ello que en nuestra segunda visita al país decidimos hacer un road trip por la Región de Bretaña, y en este artículo te voy a contar cómo lo puedes preparar.

Fougeres road trip por Bretaña
Espero que te animes a disfrutar de este pequeño rincón de Francia.

Si en general ya es complicado enfrentarse a un «papel en blanco» a la hora de organizar un viaje, los viajes por carretera o road trips tiene un extra de dificultad. Hay muchos factores a tener en cuenta, la mayoría de ellos directamente relacionados con la zona que vayamos a visitar. Es por ello que en este artículo te voy a contar cómo preparamos nosotros nuestro viaje por Bretaña.

La Región de Bretaña

Como acabo de comentar, es importante tener en cuenta las características de la zona que vamos a visitar. La Región de Bretaña se encuentra al noroeste de Francia; sí, es justo ese saliente tipo península que tiene el país hacia el Atlántico. Aunque en francés se llama Bretagne, en casi todos lados leerás el nombre bretón: Breizh.

Precisamente al encontrarse en su mayoría en contacto con el océano tiene un clima templado y con lluvias frecuentes. No te confundas, templado significa que hace una temperatura similar a lo largo de todo el año, no que vaya a hacer calor. Todo lo contrario, en invierno más te vale abrigarte bien. Y desde luego no puedes olvidarte el paraguas, independientemente de la época del año.

Saint-malo road trip Bretaña
Aunque el clima no es motivo para no disfrutar de esta preciosa región.

En cuanto al idioma, los horarios y otras cuestiones generales comunes en todo el territorio francés, puedes leer más en este otro artículo de cuando viajamos a París.

La antelación

Habitualmente intentamos reservar vuelos y alojamientos con 3 o 4 meses de antelación para viajes por Europa. Sin embargo, al tratarse de una región con bastante menos frecuencia de vuelos y viajar en temporada baja, esperamos hasta que sólo quedaban alrededor de 2 meses para el viaje. Así fue más fiable en cuanto a horarios y salía mejor de precio.

En temporada alta (principalmente verano) es probable que las mejores opciones las encuentres unos 3 meses antes, pero compara con un poco más de antelación. En cualquiera de los dos casos, te recomiendo que en cuanto tengas los vuelos listos empieces a buscar y reservar el alojamiento.

Vuelos

Para llegar hasta la Región de Bretaña tienes varias opciones en cuanto a aeropuertos se refiere y la duración del vuelo es similar en todos los casos. Todas tienes sus ventajas y desventajas, por lo que voy a intentar explicarte lo mejor posible cada una de ellas para que puedas valorar cuál es la que más te conviene a la hora de preparar tu road trip por Bretaña.

Aeropuerto de Rennes

La ciudad de Rennes tiene aeropuerto propio de tan solo una terminal. La ventaja más evidentes de esta primera alternativa es que vuelas directamente a la capital de la Región de Bretaña; y por tanto te evitas tener que desplazarte posteriormente hasta allí. Es la opción más rápida y directa.

Por el contrario, el aeropuerto de Rennes tiene varias desventajas importantes frente a las otras opciones. En primer lugar, debido a su pequeño tamaño, no hay vuelos directos desde la mayoría de aeropuertos de España (aunque desde Madrid y Barcelona sí).

Por otro lado, no hay gran variedad de aerolíneas con destino Rennes y la oferta es mucho más baja que a Nantes o París, en especial en temporada baja. Esto lleva a una última desventaja importante, y es que es probable que los precios sean considerablemente más altos.

Vistas desde el avión
No descartes esta opción sin echar un vistazo a los precios antes. Tal vez tengas suerte.

Aeropuerto de Nantes

Otra opción sin irnos muy lejos es volar al aeropuerto de Nantes. Aunque técnicamente Nantes no forma parte de Bretaña, se sitúa justo a las afueras de la región y es un lugar perfecto para iniciar y/o terminar el viaje.

Las ventajas que tiene esta opción son la cercanía a la región pero con un coste de vuelo en general inferior, además de que la propia ciudad es una visita interesante. Otro punto a favor es que es mucho más fácil encontrar vuelos directos desde muchas ciudades de España, al contrario que a Rennes.

La mayor desventaja frente a la alternativa anterior es que en este caso sí que tendrás que desplazarte para llegar a la Región de Bretaña, lo que supone un gasto tanto de tiempo como de dinero.

Vuelos a Nantes Bretaña
Y si te toca un avioncito pequeño irás el triple de cómoda ya que tienen los asientos de 2 en 2.

Aeropuertos de París

La última alternativa es volar a cualquiera de los aeropuertos de París (que ya comenté en este artículo). La capital francesa se encuentra a unos 350km de la capital bretona, Rennes, por lo que es otra opción a considerar.

La ventaja en este caso se encuentra en la infinidad de ofertas de vuelos que suman los 3 aeropuertos de París, así como su diversidad de compañías. Hay muchísimos más vuelos y por tanto más variación en los precios, pudiendo encontrar ofertas interesante.

Pero evidentemente tiene una gran desventaja, y es la distancia a la que se encuentra de Bretaña. A pesar de que hay conexiones directas entre el centro de Rennes y de París, tanto en bus como en tren, suponen un gran desplazamiento. También hay que sumarle el trayecto entre el aeropuerto de París y el centro de la ciudad, por lo que al final acaba sumando bastante gasto de tiempo y dinero.

Esta última opción solo es útil si se pretende pasar también unos días en París, si no dispones de vuelos directos a Nantes o Rennes, o si la diferencia de precio (una vez sumados otros transportes) sigue mereciendo la pena. También puedes optar por combinar aeropuertos si te conviene más entrar y salir por 2 diferentes.

Mirador Arco del triunfo en París
Que oye, ninguna excusa es mala para pasar un par de días en París.

Nosotros valoramos las tres opciones cuando estábamos preparando el viaje. En nuestro caso, teniendo en cuenta que tuvimos limitaciones por horarios, la opción que mejor nos salía de precio era volar a Nantes y desde allí coger un autobús a Rennes. Puedes ver el precio final en el artículo de presupuesto de este viaje.

Moverse por Bretaña

Aunque habitualmente el siguiente punto a planificar sería el alojamiento, en un viaje por pueblos de una región es mejor tener claro primero por dónde nos vamos a mover y cómo. La opción más cómoda es sin duda desplazarse en coche.

No te voy a mentir, estuve echándole un ojo a la posibilidad de realizar un recorrido por Bretaña en «transporte público» (trenes y buses) y las opciones son un poco desalentadoras. A pesar de que hay conexiones en bus entre muchas ciudades, en especial con Rennes o Nantes, entre pueblos no es tan habitual. Además, en tiempo y dinero no sale nada rentable.

Por tanto, en función del aeropuerto al que llegues, no es problema desplazarse en tren o bus hasta Bretaña en sí, pero una vez dentro de la región no es tan fácil. Si ninguno de los viajeros tenéis permiso de conducir o no podéis alquilar coche, este viaje en concreto se complica bastante.

Fougeres en Bretaña
Y lo más importante: sin coche pierdes la libertad de visitar los pueblos más pequeños y peor conectados.

Alquiler de coche

A no ser que puedas llevarte tu propio vehículo desde casa hasta la región, vas a tener que alquilar uno allí. Las mejores ciudades para ello son Nantes y Rennes, ya que es donde vas a encontrar mayor oferta y variedad. Esta decisión está muy influenciada por el aeropuerto al que llegues; pero también por tus necesidades y planificación.

Nosotros, por ejemplo, a pesar de que llegamos a Nantes, decidimos alquilar el coche directamente en Rennes y así ahorrarnos pagar 2 días. Explicaré mejor el por qué en los artículos de la ruta. Para desplazarnos entre estas dos ciudades utilizamos el servicio de autobuses, que no está nada mal de precio y cuya duración de trayecto es de poco más de una hora.

Aunque existen muchas empresas y comparadores de alquileres de coches, al final nos decantamos por Get Around. No es una empresa convencional ni muy conocida, así que en este otro artículo te explico como funciona y mi opinión al respecto. Y aquí tienes 30€ de descuento en tu primer alquiler si quieres probarla.

Coche de alquiler Bretaña preparativos
Como ves, nuestro coche era más bien pequeñito pero suficiente.

Otra cosa a tener en cuenta es el modelo de coche. No pienses que por ser zonas rurales las carreteras están en mal estado o vas a necesitar un todoterreno. A pesar de principalmente vas a tener que moverte por carreteras secundarias (y alguna que otra autovía) la mayoría están bien asfaltadas en general.

A lo que más vas a tener que prestar atención es al resto de vehículos, ya que casi todas estas carreteras son de doble sentido. Y sí, pasan también camiones. Y se te puede cruzar ganado (toda la región es ganadera). Por tanto, cuanto más grande el coche, más aparatoso en en algunos caminos. Si solo lo vas a utilizar para desplazarte mejor ceñirse a un coche en el que quepáis cómodamente todos los viajeros y ya.

Carreteras road trip Bretaña
Como ves, están bien asfaltadas pero no son muy anchas por lo que mejor conducir con cuidado.

Planificación de ruta

Una vez tengas tu vehículo listo, llega el momento de escoger los lugares que queremos visitar. En la región hay muchísimos pueblos encantadores, por lo que te propongo que te hagas un mapa con todos los que te interesen y luego vayas descartando. Seguro que al principio te sale una lista muy larga, pero tendrás que reducirla para poder ajustarte a la realidad.

En función del tiempo que tengas podrás visitar más o menos zonas de la región. También puedes elegir entre hacer una ruta circular durante todo el viaje o tomar una ciudad como base y hacer rutas diarias. Si tienes pocos días (menos de 5) es mejor que no intentes abarcar distancias muy largas o pasarás gran parte del día en el coche en lugar de disfrutando de los pueblos.

Dinan preparativos road trip Bretaña
Y créeme, querrás pasar el máximo tiempo posible paseando por estos mágicos lugares.

Respecto a las distancias, nosotros recorrimos unos 200km diarios (teniendo en cuenta que hicimos base en Rennes y teníamos que volver allí todos los días). No recomendaría hacer más de 300km al día para no saturarse; ten en cuenta que apenas vas a ir por autopistas/autovías y ni de lejos vas a ir a 100km/h.

En cuanto a repostar, intenta empezar el viaje con el depósito lleno e ir a gasolineras en las ciudades, ya que son más baratas que las que se encuentran en los pueblos. Ten en cuenta que el combustible es algo más caro que en España, así que es complicado que encuentres gasolineras con precios inferiores a 1,45€/L.

Alojamiento

Como ya he mencionado, una vez que tengas tus vuelos comprados, te recomiendo que empieces a buscar alojamiento cuanto antes. Es por ello que no deberías tardar mucho en tomar la primera decisión importante: alojarte en un mismo lugar y tomarlo como base o hacer una ruta larga en la que ir cambiando de alojamiento.

Tomar una única ciudad como base (o un par en un viaje más largo) te permite no tener que cargar continuamente con el equipaje en el coche y ahorrarte preocupaciones buscando en varias ciudades. Sin embargo, te limita un poco a la hora de desplazarte a puntos más lejanos al tener que volver al lugar de partida al final del día.

Todo lo contrario ocurre si decides realizar un road trip más «clásico» e ir moviéndote de estancia en estancia cada día. Se amplían las posibilidades a la hora de recorrer mayores distancias y visitar otros lugares, pero la búsqueda de alojamiento se complica.

Alojamiento road trip Bretaña
Que si es por encontrar un alojamiento en casas así de bonitas se intenta hacer el esfuerzo.

Es importante que tengas en cuenta que en los pueblos pequeños la oferta es muy limitada. A veces no hay mucho más que algún hostal y Airbnb. Rara vez vas a encontrar hoteles propiamente dichos (aunque eso es parte del encanto de este viaje). Por suerte, al desplazarte en coche no estás obligada a quedarte dentro de los pueblos; puedes encontrar alojamientos a las afueras de muchas localidades sin desviarte de tu ruta.

En ciudades o pueblos más grandes, como Rennes o Saint-malo, hay muchas más opciones de alojamiento. Aun así no te descuides, y menos en temporada alta, ya que la demanda también se incrementa mucho. Esta decisión es una de las más importantes que debes tomar al preparar tu road trip por Bretaña.

Nosotros hicimos base en Rennes gran parte del viaje ya que nos alojábamos con una amiga. Fue la opción perfecta para un viaje corto, pero en rutas de más días recomendaría cambio diario o usar 2 o 3 ciudades de base para cubrir más terreno.

Alojamientos road trip Bretaña
Saint-malo, Rennes y Vannes son algunas de las ciudades en las que podrás encontrar mayor oferta de alojamientos.

Por último, otra gran opción para recorrer la región de Bretaña es utilizar una autocaravana. A pesar de que su alquiler es más caro y que evidentemente se consume más gasolina, la combinación de vehículo y alojamiento permite hacer noche cada día en un sitio diferente sin cambiar realmente de hospedaje.

Es muy fácil encontrar parkings para caravanas en Bretaña, ya que la región se presta mucho para este tipo de viajes. En casi todos los pueblos nos encontramos con al menos uno, siendo muchos de ellos gratuitos.

Documentación

Dado que Francia forma parte de la Unión Europea, para entrar desde cualquier otro país miembro (como España) es suficiente con tener tu documento de identidad o DNI en regla. Si viajas desde fuera de la UE tendrás que consultar tu documentación específica.

También es necesario tener una Tarjeta Sanitaria Europea para recibir los mismos derechos sanitarios públicos que los ciudadanos residentes. Sin embargo, nunca está de más llevar un seguro de viaje, en especial para cubrir problemas de retrasos de vuelos, perdidas de equipaje o robos.

Por último, un documento imprescindible que no puedes olvidar es tu permiso de conducir (o el de todas las viajeras que vayan a ejercer de conductoras). Al igual que con el documento de identidad, si viajas desde dentro de la UE no es necesario ningún permiso adicional. Y, como ya he comentado anteriormente, no te olvides de contratar un seguro para el vehículo de alquiler.

Equipaje

El clima bretón es bastante caprichoso en función de la época. Las temperaturas no oscilan mucho a lo largo de un mismo día, pero sí que puede cambiar bastante el estado del cielo. Tan rápido sale el sol como se cubre el cielo de nubes.

Lo más habitual es que llueva bastante, en especial en otoño, invierno y primavera. Hace bastante frío a causa de la humedad, por lo que lo mejor es que te abrigues bien, vistiendo a capas, y no te olvides los guantes y la bufanda. El calzado impermeable es esencial, y cuanto más cómodo mejor ya que en muchos pueblos tendrás que subir cuestas.

En verano puede ser que te libres de las lluvias, aunque yo cogería un paraguas por si acaso. La temperatura es cálida y agradable, así que escoge ropa más fresca que si viajas en cualquier otra época pero sin renunciar a alguna capa extra por si refresca. Y no te olvides el bañador, ya que uno de los grandes atractivos de Bretaña con buen tiempo son sus playas.

Preparar un road trip por Bretaña
Pero sin duda el paraguas va a ser tu mejor amigo en este viaje.

Consejos adicionales

  • Planifica muy bien las horas de viaje, en especial en invierno que los días son más cortos. No es muy recomendable conducir por la noche en las carreteras secundarias ya que no hay ningún tipo de iluminación (y como he dicho antes, se te puede cruzar ganado).
  • Intenta no agobiarte con la forma de conducir de los bretones. No quiero generalizar, pero nuestra experiencia es que no conducen con mucho cuidado precisamente. Y tampoco son de quitar las luces largas cuando te cruzas con ellos en medio de la nada.
  • No olvides contratar un seguro de viajes y en especial un seguro para el coche. Algunas empresas te lo incluyen con el alquiler y en otras deberás contratarlo aparte. ES MUY IMPORTANTE.
  • Investiga un poco sobre la oferta de restaurantes en los pueblos, ya que en temporada baja no es fácil encontrar lugares abiertos (y menos aun baratos). Mejor llevar siempre algo de comida que poder tomar en ruta.

Espero que este artículo te haya servido para animarte a viajar a esta preciosa región francesa y para preparar tu road trip por Bretaña. Y si tienes alguna pregunta adicional no dudes en preguntar en la sección de comentarios.

Cómo preparar un road trip por Bretaña pin para pinterest de Con cuadros y a lo loco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *