EUROPA,  Francia

Preparativos para un viaje a París

Está decidido, quieres viajar a París. Lo sabes, lo sientes dentro. Ahora llegan las dos grandes preguntas: ¿cómo y cuánto? En este artículo voy a centrarme en los preparativos para el viaje, y aquí puedes ver mi presupuesto. Y es que planificar bien un viaje antes de hacerlo puede ahorrarnos mucho tiempo, dinero y preocupaciones una vez allí. Así podremos dedicarnos 100% a disfrutar de nuestro destino. En una ciudad con tanto que ver y donde, si nos descuidamos un poco, se nos pueden disparar los gastos, se vuelve incluso más importante.

Vistas a la torre Eiffel desde el Arco del Triunfo.

Reservar con antelación

A pesar de que se habla mucho sobre las famosas «superofertas» de última hora, a mí nunca me ha pasado. Por tanto era imprescindible reservar vuelos y alojamiento con bastante antelación. En este caso, al ser un destino internacional pero bastante cercano, compramos los vuelos y reservamos el alojamiento con 11 semanas de antelación. Lo óptimo hubiera sido reservar incluso un par de semanas antes, pero no sabíamos aún en qué fechas exactamente podríamos hacer el viaje.

Vuelos

Para llegar a París teníamos 3 posibles aeropuertos: Orly, Charles de Gaulle y Beauvais. El aeropuerto de Orly es el más cercano a la capital (14km) y está muy bien comunicado, sin embargo no había vuelos que se ajustasen a nuestro presupuesto. Entre las opciones lowcost teníamos Easyjet, que vuela hasta Charles de Gaulle, y Ryanair, hasta Beauvais.

El principal problema de Beauvais es que se encuentra bastante lejos de París (80km). Por ello el único transporte que ofrece hasta la ciudad es un servicio de autobuses directos. El trayecto dura alrededor de una hora y cuarto (sin tener en cuenta el tráfico) y tiene un precio online de 15,90€ solo ida o 29,00€ ida y vuelta, o 17€ y 34€ si compras los billetes en taquilla.

Tras comparar compañías, horarios y precios con Skyscanner , optamos por volar al aeropuerto Charles de Gaulle con Easyjet. Al encontrarse a solo 25km, se puede llegar hasta París a través del servicio de trenes regionales (RER, línea B), más barato y rápido que los autobuses de Beauvais.

Obelisco de luxor y Plaza de la Concordia
Con esta opción si llegas a primera hora del día, tendrás tiempo de aprovechar la mañana.

En nuestro caso, con estos vuelos llegamos la noche del miércoles en lugar del jueves por la mañana (pagando una noche más de alojamiento). Sin embargo, esto nos ahorraba posibles problemas y dinero en transporte.

Además nos permitió tener toda la mañana siguiente para visitar sitios y hacerlo más descansados que si acabásemos de llegar, sin suponer una gran diferencia en el presupuesto.

Como volamos a la hora de cenar a la ida y a la hora de comer a la vuelta, decidimos coger algo de comida de casa para matar el gusanillo durante los vuelos y no morir de hambre.

Nosotros llevamos unos trozos de empanada para la ida y unos bocadillos para la vuelta, pero si no quieres tener que cargar con comida o no tienes la posibilidad de llevarla, Easyjet ofrece en sus vuelos menús con un principal (bocadillo, sándwich, ensalada,…) + bebida + snack por alrededor de 6-6,50€.

Puesta de sol en vuelo.
Y además cenamos con estas vistas, que no están nada mal.

Alojamiento

Con los vuelos ya comprados, el siguiente paso fue buscar donde dormir. El alojamiento en París es bastante caro (para variar), en especial si lo que pretendes es alojarte cerca de atracciones turísticas como la Torre Eiffel o el Museo del Louvre. Por suerte, la oferta es muy variada y hay opciones para todos los gustos.

Si eres de hoteles, lo tienes más complicado para ajustarte a un presupuesto bajo. Los más baratos no ofrecen habitaciones dobles por menos de 50€/noche, muchas veces con baño compartido en lugar de privado.

Si buscas un hotel de 3 o más estrellas, suelen  costar +100€/noche. En cuanto a albergues y hostales económicos, una cama/litera en una habitación compartida ronda los 15-20€/noche por persona, pero no son tan fáciles de encontrar a ese precio debido a la alta demanda.

Petit palais en el Distrito I de París.
Cuanto más cerca del Distrito I, más fácil tendrás llegar andando a los sitios pero también más caro será.

Para nosotros la mejor opción sin duda alguna es Airbnb. Puedes encontrar pisos en prácticamente todos los distritos de la ciudad, con un rango de precios muy variado dependiendo de lo que te ofrezcan.

Puedes alquilar una habitación sencilla desde 15-20€/noche, viviendo con el anfitrión; o un pequeño piso parisino a las afueras desde 40€/noche. En ambos casos tienes cocina y baño a tu disposición, por lo que ayuda a ahorrar bastante en comidas y la privacidad es mayor que en un albergue.

Eso sí, tendrás que asegurarte de que el horario de llegada al piso se ajusta a tus necesidades, al igual que las comodidades que tenga o no el piso.

¿Merece la pena pagar más para alojarse en el centro o tener mejores vistas? La respuesta depende de las prioridades de cada uno. Personalmente, diría que en París no. No es una ciudad exageradamente grande, por lo que se llega rápidamente a cualquier sitio utilizando el transporte público e incluso andando.

En nuestro caso, nos quedamos en un pequeño piso en el Distrito XIX, muy cerca de la estación de metro Laumière. No tuvimos ningún problema para visitar todo lo que quisimos, ahorrando bastante en alojamiento.

Piso airbnb distrito XIX
Nuestro pequeño piso tenía equipamiento de cocina, wifi, nevera, escritorio,…

Comida

Te apasione la gastronomía o no, hay que comer. La alta cocina francesa está muy valorada a nivel mundial, pero si (como nosotros) viajas con un presupuesto bastante ajustado, no es la mejor opción. Puedes darte el lujo de comer en algún restaurante más sofisticado algún día, pero si no reparas en gastos en ninguna de las comidas, acabará costándote más que el resto del viaje junto.

Puedes encontrar información sobre los precios de menús del día en este post, pero hay alternativas incluso más asequibles para viajeros lowcost.

En las calles pequeñas y secundarias de muchos barrios es más fácil encontrar restaurantes baratos que en las principales. Alejarse un poco de las zonas turísticas para comer es muy recomendable, y si quieres ahorrar en tiempo y dinero, puedes hacer una búsqueda previa de locales baratos con buenas críticas y llevarlos apuntados. Los puestos callejeros de crêpes suelen tener opciones dulces y saladas entre 3-5€, perfectos para merendar o una comida ligera.

En las panaderías (que no las cafeterías), especialmente las de barrio, se pueden encontrar verdaderos chollos para comer. La bollería dulce es perfecta para desayunar y merendar. La salada está deliciosa y es muy barata, desde croissants rellenos de jamón y queso de buen tamaño a quiches por menos de 3,5€.

Macarons de colores.
O también puedes darte un pequeño capricho con unos deliciosos y preciosos macarons.

La mejor de las opciones para presupuestos ajustados sin renunciar a comer bien son los picnics. Comprar pan en una panadería, paté, queso y/o embutidos en un supermercado y sentarse a comer en uno de los múltiples parques de París es una experiencia imprescindible. Te cuento más trucos para comer barato en este artículo.

Documentación y Seguro de Viaje

Si viajas desde España o cualquier otro país dentro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, puedes entrar a Francia con tu documento de identidad (DNI) o pasaporte indistintamente. Para obtener cobertura médica es necesaria la Tarjeta Sanitaria Europea, con la cual tienes los mismos derechos sanitarios públicos que un ciudadano residente mientras estás de visita, aunque puede no cubrir todos los gastos.

Por tanto, el seguro de viaje no es imprescindible en cuanto a sanidad se refiere, pero sigue siendo muy útil para cubrir problemas de pérdidas de vuelos, pérdida de equipaje, robos, etc.

¿Qué equipaje llevar?

Una maleta de equipaje de mano es más que suficiente para transportar todo lo que necesitas para unos pocos días, además de ser la opción gratuita en vuelos lowcost; sin olvidar una pequeña mochila o bolso para el día a día. Lleva la ropa justa para el viaje, adecuándola a la época del año en la que vayas.

No tiene ningún sentido ir cargada de «por si acasos» ya que el espacio en la maleta es oro y si sobra podrás traerte recuerdos a la vuelta. Puedes planear antes de ir la ropa que te pondrás, ahorrando espacio en la maleta y tiempo allí en decidir cómo vestirte.

El imprescindible es el calzado cómodo e impermeable, las zapatillas y las botas planas serán tus mejores amigas. Si tu intención es hacer fotografías con un toque de moda y quieres salir con zapatos de tacón, guárdalos en el bolso o la mochila y póntelos sólo para las fotos, tus pies los agradecerán.

No hace falta tomar ningún tipo de medicación especial para viajar a París, pero nunca está de más llevar los básicos en el botiquín: tiritas, paracetamol y medicamentos para problemas gástricos. Si no estás acostumbrado a caminar mucho o crees que puedes sufrir rozaduras, es aconsejable llevar cremas hidratantes y apósitos del estilo Compeed (nadie quiere perderse la mitad del viaje por no poder andar a causa de una ampolla).

Pasaporte, gafas, camisa de cuadros y cascos.
Mi pequeño kit de esenciales para el día a día en un viaje.

Consejos

  • Ten en cuenta los días festivos antes de planear tu viaje, algunos lugares turísticos pueden estar cerrados. Festivos en París: NAVIDAD (1 de enero, 25 de diciembre); SEMANA SANTA (primer lunes de Pascua, Jueves de ascensión, lunes de Pentecostés); MAYO (1 de mayo, 8 de mayo); VERANO (14 de julio, 15 de agosto); NOVIEMBRE (1 de noviembre, 11 de noviembre). Asegúrate también de mirar si hay huelgas de transporte o algún evento especial que pueda afectar a tus planes.
  • Si tienes entre 18 y 25 años y vives en la Unión Europea, aprovecha para visitar París antes de cumplir los 26. Puede que tanto leer que «no es un sitio barato» te asuste de primeras, pero puedes ahorrarte una buena parte de los costes del viaje si vas en ese tramo de edad.
  • Piérdete caminando siempre que puedas. Visitar los monumentos más importantes está muy bien, pero no hay que olvidar que París es más que eso. Callejeando un poco puedes descubrir su cara menos turística y enamorarte de otros aspectos de la ciudad. Además, es gratis.
Pin de Pinterest de Preparativos para un viaje a París de Con cuadros y a lo loco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *