EUROPA,  Francia,  París

Distrito I de París: +10 lugares que deberías visitar

Jardines de ensueño, museos inmensos, rincones parados en el tiempo,… El Distrito I de París ofrece un sin fin de experiencias culturales con la clásica elegancia parisina. Hay tanto que ver y descubrir en uno de los distritos o arrondissements más antiguos de la capital francesa que puede resultar difícil decidirse. Por ello te traigo una selección de lugares que no te puedes perder en el Distrito I.

Como es habitual, te dejo un mapa para que puedas orientarme mejor a la hora de encontrar estos rincones del Distrito I de París. Y recuerda que si quieres hacerte tus propios mapas, en este artículo te cuento cómo.

Museo del Louvre

No podemos empezar una visita al Distrito I por otro lugar que no sea el Museo del Louvre, y no solo porque sea tan extenso que ocupe buena parte del distrito. El museo es tremendamente interesante tanto por fuera como por dentro; desde el propio edificio hasta las miles de obras y objetos que se exponen en su interior. Es uno de esos lugares que si realmente quieres ver bien tienes que visitar en múltiples ocasiones.

Originariamente fue un castillo, del cual aun quedan restos en su interior, y más tarde pasó a convertirse en palacio real. Fue a partir del siglo XVIII cuando finalmente tomó su rol como museo de artes y arqueología. Esta trayectoria histórica es la que le da al Louvre gran parte de su encanto, dado que sus propios edificios son una obra de arte histórica en sí mismos.

Si tienes tiempo suficiente en tu viaje, te recomiendo que entres a visitar las colecciones del Louvre al menos durante una mañana entera. Es uno de esos planes imprescindibles que tienes que hacer al menos una vez en París. Puedes encontrar toda la información sobre acceso, entradas y mucho más en su página oficial. Si por el contrario andas escasa de tiempo, acércate al menos a ver la pirámide de cristal y el Cour Carrée.

Museo del Louvre

Jardín de las Tullerías

De las antigüedades y obras de arte pasamos a las flores y amplias avenidas arboladas del Jardín de las Tullerías. Su propósito inicial fue el de acompañar como jardines privados al ya desaparecido Palacio de las Tullerías, por orden de Catalina de Medicis. Sin embargo, desde finales del siglo XVIII funciona como un parque público para el disfrute de todos los parisinos (y visitantes).

Es un lugar relajante y perfecto para hacer un descanso. Como otros grandes jardines parisinos, cuenta con las famosas sillas verdes, que puedes mover libremente para sentarte donde casi quieras. Los días que hace buen tiempo es habitual encontrarse a muchos locales disfrutando de su almuerzo en los jardines. A fin de cuentas, quién dejaría pasar la oportunidad de comer con vistas al Louvre.

Puedes comprarte algo de picar en cualquier boulangerie y disfrutar tú también de la experiencia. Coge una silla verde y siéntate a observar las flores, el ir y venir de los parisinos, los cuervos intentando robar algo de comer,… Es el lugar perfecto para tomarse un respiro en pleno Distrito I de París.

Jardín de las tullerías distrito I de París

Arco del Triunfo del Carrusel

Justo entre estos dos lugares, el Louvre y los jardines de las Tullerías, se encuentra el Arco del Triunfo del Carrusel. No hay que confundirlo con su hermano más famoso y mucho más grande, el Arco del Triunfo (a secas), que se encuentra en la place Charles de Gaulle. Ambos arcos son del siglo XIX y están alineados entre sí a través de la avenida de los Campos Elíseos y de los jardines de las Tullerías.

Este arco del triunfo fue mandado construir por orden de Napoleón (al igual que el otro arco) para conmemorar sus victorias militares. Al contrario que otros monumentos, este se construyó relativamente rápido y se finalizó en solo un par de años. Si bien es cierto que no tiene unas dimensiones tan impresionantes, es otra muestra de lo mucho que le gustaba a Napoleón echarse flores a sí mismo.

Arco del triunfo del carrusel

Plaza Vendôme

La plaza Vendôme es otro de los lugares más importantes del Distrito I de París; tanto que denomina a uno de los 4 barrios que conforman este arrondissement. Su nombre le viene a la vez del hotel Vendôme, que se situaba en este mismo lugar en el siglo XVII, aunque ha tenido varios nombres a lo largo de la historia por motivos políticos.

Uno de los elementos más importantes de la plaza es la Columna de Vendôme, símbolo del poder de Napoleón (sí, ya te he dicho que le gustaba mucho autoalabarse). Esta fue destruida en una de las revoluciones sociales de la ciudad, aunque poco después se restauró por motivos de conservación histórica.

La Plaza Vendôme es todo un símbolo del París más sofisticado y caro. En ella se pueden encontrar múltiples tiendas de lujo, en especial de joyería y moda. Si te gusta ese mundillo y quieres descubrir una de las zonas más exclusivas de la ciudad, no te puedes perder esta plaza. Aunque te recomiendo que vayas con cuidado (y no solo para tu bolsillo), ya que por la plaza pueden circular coches y otros vehículos.

plaza Vendôme distrito I de París

Galerie Vero-Dodat

Si hablamos del lujo y la elegancia de la capital francesa no puede faltar alguna galería cubierta. En el Distrito I encontramos uno de los múltiples pasajes cubiertos de París: la Galerie Vero-Dodat. Como muchas de sus compañeras de otros distritos data del siglo XIX, pero destaca por ser mucho más austera y sencilla en sus decoraciones.

Una de las cosas más peculiares de esta galería es la ilusión de profundidad que genera, a pesar de no llegar a los 100m de longitud. El techo es bastante bajo comparado con otros pasajes y el suelo está decorado con una cuadrícula de azulejos diagonal, lo que ayuda a dar ese efecto óptico. También es muy peculiar la alternancia de techos acristalados con techos opacos con grabados y pinturas.

Pero esta galería no es sofisticada solo por su estilo y decoración, sino también por el tipo de tiendas que puedes encontrar en su interior. Hay locales de decoración, zapaterías, estudios artísticos e incluso restaurantes, entre otras temáticas. Pasear por delante de sus escaparates es una delicia para la vista y no tiene por qué costarte ni un céntimo de tu presupuesto.

Galerie Vero-Dodat Distrito I de París

Île de la Cité y Pont Neuf

Aunque las islas del centro de París se merecen una visita independiente, parte de la Île de la Cité cae dentro del Distrito I. Y es que París nació en esta isla y en ella se conservan muchísimos edificios históricos medievales de gran relevancia. Andar por sus calles implica conocer el corazón de la ciudad y admirar monumentos como la catedral de Notre Dame (incluso aunque esté en obras).

La isla está conectada con el resto del Distrito I a través del Pont Neuf, otro de los puntos interesantes a ver en la misma. Este puente lleva a una de las zonas más tranquilas de la isla, donde puedes sentarte a descansar y a respirar el ambiente. Además, es un lugar perfecto para fotografiar algunas de las fachadas más bonitas de París.

Île de la Cité

Jardín del Palacio Real

Aunque si lo que quieres es encontrar un remanso de paz y tranquilidad frecuentado principalmente por los propios parisinos, nada como el Jardín del Palacio Real. Al igual que el de las Tullerías, se trata de un espacio público de acceso libre para todo el que quiera. La diferencia radica en que este está ligeramente más escondido, protegido de las miradas menos exploradoras tras los muros del palacio.

Las fachadas internas que da hacia el jardín cuentan con unas galerías de arcos iluminadas por inmensas farolas metálicas. En el centro del jardín se encuentra una sencilla fuente junto a la que es común ver a los locales tomando el sol en una de las típicas sillas verdes. Otro clásico de este parque son sus bancos con citas célebres de autores del siglo XX.

De hecho, es bastante frecuente ver este parque y sus elementos representados en diversas películas ambientadas en París y en algunas series. Por ejemplo, es uno de las localizaciones recurrentes de la nueva y popular serie de Netflix «Emily in Paris«.

Jardín del Palacio Real Distrito I de París

Les Deux Plateaux

Aunque técnicamente forman parte del Jardín del Palacio Real, merecen una mención aparte. Su nombre oficial es les Deux Plateaux, pero comúnmente se las conoce como las Columnas de Buren. Fueron una de las últimas adiciones a los jardines en 1986, pero más allá de eso no tienen mucho interés histórico.

Como cualquier cambio moderno en un lugar clásico, no fueron del todo bien recibidas al principio. Por suerte, a día de hoy estas columnas de mármol se han convertido en uno de los lugares más «instagrameables» de todo París. Las hay de diferentes alturas y todas ellas están presentan el mismo patrón de líneas verticales monocromas, característica con la que mucha gente juega a la hora de hacer fotos.

Columnas de Buren

Estatua de Juana de Arco.

Entre todas las estatuas que se pueden visitar en el Distrito I de París me gustaría destacar una especial: la estatua de Juana de Arco. Dedicada a la heroína francesa de la guerra de los 100 años, está hecha de bronce dorado y brilla tanto que se distingue desde lejos. Es un añadido curioso al itinerario por este distrito y se encuentra junto al Jardín de las Tullerías, por lo que merece la pena echarle un ojo.

Juana de Arco Distrito I de París

Kiosque des noctambules

Otra de las curiosidades que puedes visitar en el Distrito I es el Kiosque des noctambules, una peculiar y preciosa entrada de metro. Se corresponde con la entrada a la estación Palais-Royal – Musée du Louvre del metro de París situada en la Plaza Colette. Mucha gente la pasa por alto porque no es una de las salidas más habituales para ir a los puntos de interés de la zona.

Lo que hace esta entrada tan especial es que está decorada con dos cúpulas que representan el día y la noche, hechas aluminio y de perlas de cristal de Murano coloreadas en tonos rojos y azules. Si bajas por las escaleras no te olvides de alzar la vista y contemplar de cerca las esferas de colores.

kiosque des noctambules

Picar algo en el Distrito I de París

Por último, no hay que olvidar deleitarse con alguna de las muchas delicias que nos ofrece la repostería francesa. El Distrito I puede ser uno de los más caros a la hora de encontrar un buen sitio para comer. Por suerte, es bastante fácil encontrar una boulangerie buena y barata en casi cualquier barrio de la ciudad.

Nosotros optamos por una deliciosa viennoise de chocolate de una cadena de boulangeries llamada Gosselin. La tienda más cercana se encuentra a unas pocas calles del Palacio Real; perfecto para pedir algo para llevar y comer en las Tullerías. Es una opción asequible y deliciosa para todo tipo de viajeras.

viennoise aux chocolat París

Como ves, el Distrito I de París tiene mucho más que ofrecer aparte de una visita al Louvre (aunque sigue siendo un imprescindible). Hay muchos otros museos y puntos de interés que puedes visitar con el tiempo suficiente, pero estos son los que considero más interesantes e importantes.

Espero que este artículo te haya servido para conocer más a fondo uno de los arrondissements principales de París y que te animes a conocerlo. Si quieres saber más, tienes toda la información sobre nuestros viajes en nuestra Guía completa de París. Puedes seguirnos en Redes Sociales para ver más fotos y viajes en directo.

También puedes suscribirte a la newsletter mensual para estar al día de todas las novedades del blog.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

Pin sobre Que ver en el Distrito I de París de Con cuadros y a lo loco

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *