EUROPA,  Francia,  París

Distrito XVIII de París: 8 rincones imprescindibles en Montmartre

En un viaje a París hay ciertos barrios que deberías visitar sí o sí y Montmartre es uno de ellos. Extendiéndose sobre la colina que ocupa gran parte del Distrito XVIII de París, es una de las zonas más diversas y animadas de la capital francesa. Repleta de bares, restaurantes, teatros y todo tipo de tiendas, la vida bulle entorno a una de las iglesias más importantes de la ciudad.

La zona está repleta de puntos interesantes, pero sin duda hay algunos imprescindibles que no te puedes perder. Si vas a pasar solo unos días en la ciudad con dedicarle una mañana o una tarde a Montmartre es suficiente. La mejor manera de conocerlo es paseando, aunque es mejor planificar la ruta con cabeza para evitar subir y bajar cuestas y escaleras innecesariamente.

En el mapa te dejo anotados los lugares que te voy a recomendar. Por supuesto, también hay algunos rincones secretos fantásticos si quieres explorar un poquito más (de los que te hablaré en otro artículo). Si quieres crear tu propio mapa aquí te cuento como hacerlo con Google My Maps.

Metro de Abbesses

Se puede llegar a Montmartre de diversas formas, pero una de las mejores alternativas es coger el metro hasta la estación de Abbesses. Forma parte de la línea 12 y su salida te deja en lo alto de la colina de Montmartre, la zona más elevada de toda la ciudad. De hecho, esta estación es la más profunda de la red de París, con un desnivel de 36 metros desde la boca de entrada hasta los andenes. Hay un tramo que cuenta con ascensor, pero si te sientes «fit» ese día también puedes subir a pie sus más de 200 escalones.

Además de ser un buen punto de partida para tu ruta por Montmartre, la propia estación tiene cierto encanto. En su interior las paredes están decoradas con murales o azulejos blancos con notas de color. En cuanto al acceso, está cubierto por un templete estilo Art Nouveau de hierro verde y techo acristalado. Es una de las diversas estaciones de este estilo que puedes encontrar repartidas por París.

Estación de Abbesses en Montmartre
Un buen primer contacto con el aire artístico de Montmartre.

Muro de los «Te quiero»

La salida de Abbesses da a una plaza con su mismo nombre frente a la cual encontrarás un pequeño parque. Tras su pequeña verja se esconde uno de los lugares más fotografiados del Distrito XVIII de París en estos últimos años. No es otro que le Mur des Je t’aime o muro de los Te quiero. Inaugurada en el año 2000, esta obra artística está compuesta por 612 azulejos con la expresión «Te quiero» escrita en 250 idiomas diferentes. Si viajas a París para conocer sus encantos románticos, este es un lugar tópico imprescindible.

Basílica del Sagrado Corazón

La indiscutible joya del Distrito XVIII de París es la Basílica del Sacré Coeur; coronando la colina de Montmartre, está en el punto más elevado de toda la capital francesa. Este templo es bastante más «joven» que otras iglesias de gran relevancia, datando su construcción entre finales del siglo XIX e inicios del XX. Con poco más de 100 años de historia, es uno de los lugares de culto más famosos y visitados de París gracias a su belleza y remarcable presencia.

Dada su ubicación, es fácil verla de lejos desde la mayoría de miradores de París; aunque la vista más clásica es justo a sus pies. Los elementos externos más llamativos de la basílica son sus 4 cúpulas y el gigantesco domo central, de 83 metros de altura. También cuenta con una enorme torre de campanario, aunque desde la escalinata frontal de la iglesia es difícil apreciarla. Y hablando de la escalera, cuenta con 237 escalones, aunque no es imprescindible subirlos todos a pie dado que la basílica cuenta con un funicular (cuyo precio es el de un billete de metro sencillo).

Si tienes tiempo suficiente, es más que recomendable entrar al Sacre Coeur. En su interior te encontrarás con la práctica de la adoración perpetua, una oración constante del Santo Sacramento. La visita al templo es gratuita, mientras que subir subir a la cúpula o visitar la cripta tiene un coste adicional. Otra gran forma de descubrir el templo es callejeando a su alrededor, admirando sus detalles y buscando sus ángulos más favorecedores.

Sacre Coeur desde atrás en Distrito XVIII de París
Algunas de las vistas que encontrarás son espectaculares.

Consulat café

No hay barrio bohemio sin cafetería famosa, en lo alto de Montmartre el título se lo lleva le Consulat café. No voy a decir que sea la mejor cafetería ni del Distrito XVIII ni de París (porque directamente ni siquiera la he probado), pero su exterior sin duda es encantador. Su fama le viene tanto de su hermosa apariencia, digna de una buena foto para instagram, como por su historia.

Durante su más de un siglo de vida ha sido testigo de los numerosos cambios a su alrededor, mientras que fue frecuentado por artistas de renombre como el ya mencionado Picasso, Monet o Van Gogh. Conservando aun su encanto vintage, suele ser un punto bastante popular, así que las mejores horas para pasarse a hacerle una foto o disfrutar de un café es bien temprano por la mañana.

Place du Tertre

Muy cerca se encuentra la conocida como plaza de los pintores, la Place du Tertre. Aunque ahora (por temitas pandémicos) está menos poblada de retratistas que en otros tiempos, este peculiar rincón solía estar repleto de caballetes y pintones apelotonados a todas horas del día. Ha sido lugar de encuentro para todo tipo de artistas desde el siglo XIX y por sus alrededores han vivido artistas tan famosos como Picasso.

Además de alguna que otra tienda de arte, en la actualidad predominan los restaurantes y cafeterías. Verás las típicas terrazas parisinas dispuestas tanto en el perímetro de la plaza como en su parte central. A pesar de que el ambiente artístico no es el que era antes, sigue mereciendo la pena acercarse a ver las coloridas fachadas de los establecimientos.

Place du Tertre Distrito XVIII París
Tienen por supuesto las típicas terrazas para ver la vida pasar.

Moulin Rouge

Otro imprescindible ligado a la historia alternativa del Distrito XVIII es el conocidísimo Moulin Rouge. Este famoso cabaret, que sigue activo a día de hoy, se construyó en 1889. A lo largo del tiempo ha pasado por varios dueños y acogido gran diversidad de espectáculos de variedades. Incluso durante la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial ofrecía espectáculos de baile. The show must go on.

Este icónico lugar ha servido de inspiración para múltiples historias de ficción, entre las que hay que destacar la película Moulin Rouge (2001). Volviendo a la realidad, como transeúnte podrás disfrutar de su llamativa fachada con carteles de neón y el representativo molino rojo que le da nombre. Es una vista más llamativa de noche que de día, pero disfrutable de ambas formas. Por otro lado, puedes asistir a uno de sus (costosos) espectáculos si te apetece experimentar al 100% la experiencia del cabaret parisino. Tienes toda la información en su web oficial.

Moulin Rouge Montmartre  Distrito XVIII de París

Café des Deux Moulins

París en general es una ciudad muy de película y el Distrito XVIII no iba a ser menos. En este otro artículo te recomiendo unas cuantas películas para viajar a París desde casita, pero ahora nos vamos a centrar en Amelie. Y es que el café des Deux Moulins, donde trabaja la protagonista, existe en la vida real. Su nombre hace referencia a los dos molinos que quedan en la colina: el Moulin Rouge y el Moulin de la Galette.

Ubicado en el nº15 de la rue Lepic, es una cafetería como cualquier otra que puedas encontrar por Montmartre. Su principal atractivo es el de aparecer en Amelie, por lo que si eres fan de la película, o simplemente cinéfilamente curiosa, es todo un imprescindible. Si no, puede ser tan buena parada como cualquier otra para tomar algo con un precio bastante estándar.

Rue de l’Abreuvouir

Por último, no podía faltar una de las calles más bonitas tanto del barrio como de la ciudad. La rue de l’Abreuvouir debe su nombre al camino predecesor que llevaba hasta un antiguo abrevadero. Su suelo adoquinado, la vegetación a los lados y las hermosas fachadas de sus casitas la convierten en un rincón encantador. Entre ellas destaca la famosísima Maison Rose, restaurante de color rosa pálido ubicado en la esquina superior de esta rue, siendo uno de los «lugares instagrameables» más conocidos de París.

En la punta opuesta, desde la parte baja de la calle, se tiene una vista espectacular de la cuesta que sube y, en el ángulo adecuado, incluso se ve el Sacre Coeur. No suele haber mucho tráfico pero no te despistes demasiado haciendo fotos; una de las líneas de bus de Montmartre pasa por esta vía y cuesta abajo pilla un poquito de velocidad. Mejor mantener los ojos bien abiertos tanto por seguridad como para disfrutarla.

Rue de l'Abreuvouir Distrito XVIII de París
Además es un lugar que cambia completamente el color de su vegetación con las estaciones.

Espero que te haya gustado explorar un poquito de Montmartre y el Distrito XVIII de París conmigo. Junto con estos imprescindibles hay muchos otros lugares maravillosos que descubrir callejeando un poco. Tienes mucha más información para preparar tu visita en la Guía de viaje a París. Para ver más fotos y momentos de los viajes en directo puedes seguirme por Redes Sociales:

También puedes suscribirte a la newsletter mensual del blog para que te lleguen al correo las novedades de cada mes, recomendaciones y otras noticias.

Recuerda confirmar tu suscripción a través del correo de confirmación. Revisa tu bandeja de spam tras suscribirte.

Al suscribirte aceptas recibir la newsletter y novedades a través del correo proporcionado y estar de acuerdo con la política de privacidad del blog.

Pin sobre Distrito XVIII de París de Con cuadros y a lo loco

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.